Descargas

Día del profesor

Carmen González, Parlamentaria Foral de UPN

Una sociedad globalizada que requiere de medidas no sólo locales o autonómicas, ni tan siquiera nacionales,  sino que traspasan nuestras fronteras. El fenómeno de la inmigración ha transformado nuestras escuelas haciéndolas más abiertas, enriqueciéndolas, llenándolas de matices distintos, que no hacen sino contribuir a  una mezcolanza mayor que enriquece a la sociedad, si es bien tratada.

No es menos cierto que cada vez se hace más difícil el trabajo en las aulas de los profesionales, debido a diversas causas, pero sobre todo a la falta de autoridad y respeto hacia este colectivo. Así, en los últimos años, tanto los docentes como las instituciones se están preocupando por la dignificación del profesorado en las aulas, y el reconocimiento público de su profesión. Aunque es verdad que todavía queda mucho trabajo por hacer, los primeros pasos ya se están dando.

Así, esta cuestión adquiere un papel relevante en el Pacto para la mejora de la calidad de la enseñanza pública en Navarra 2007-2011, en la que dentro de sus líneas básicas está el reconocimiento del profesorado como el elemento central de la tarea educativa. También una significación de la labor docente, medidas para la protección del profesorado ante los conflictos derivados de su actuación profesional, promoción de la Salud Laboral, formación continua y para la innovación, estabilidad de los equipos docentes, etc.  Medidas que ayudarán al colectivo a conseguir un mayor reconocimiento y significación de su profesión.

Los docentes en su tarea intentan formar a ciudadanos responsables, críticos y con capacidad de analizar y transformar la realidad. Ideas que se ven mediatizadas por el poder que ejercen sobre ellos los medios de comunicación, que transmiten ideas contrapuestas a las de las aulas y que son difíciles de contrarrestar ya sea en los centros educativos o en la propia familia.

Por ello, deben aunarse dos elementos fundamentales en el desarrollo y formación de nuestros jóvenes; el aula como centro de formación, educativo, establecedor de relaciones humanas, creador de conciencias críticas, y la familia como referente de confianza y seguridad. Estos dos pilares, serán claves en la evolución de esta sociedad, que en algunos momentos puede parecer que se desmembrana y decae en valores y responsabilidades.

Todo lo contrario, el apoyo de todos y todas debe servir para contribuir a un desarrollo educativo pleno, lleno de formación y valores que permita crear ciudadanos y ciudadanas responsables, que hagan avanzar a esta sociedad por una vía de progreso y desarrollo, donde confluyan conocimiento, esfuerzo, responsabilidad y valentía para afrontar nuevos retos.

Así, los centros educativos y el profesorado son los personajes principales que han de servir de guía en el camino a recorrer por nuestros jóvenes, quienes tienen un reto: prepararse para llegar a ser adultos del futuro en nuestra tierra, aquellos en los cuales recaerá la responsabilidad de hacer crecer a esta Comunidad.

Por todo ello, el reconocimiento, no sólo en su día sino todo el año, a aquellos y aquellas que han decidido trabajar en la enseñanza en sus distintas modalidades. Aquellos que están dispuestos a contribuir en el desarrollo de los demás, que aman su profesión y que quieren que el sistema educativo mejore con el esfuerzo de todos: instituciones, profesores, familia y alumnos.

Muchas Felicidades!