Descargas

«España y el valor de la responsabilidad», por Mariano Rajoy

"Mi compromiso con Navarra es lisa y llanamente para siempre. Y mi compromiso con UPN es lisa y llanamente para siempre". Con estas palabras inició su conferencia Mariano Rajoy en Pamplona, en la apertura de los cursos de verano de UPN en memoria del concejal asesinado José Javier Múgica.

Bajo el título España y el valor de la responsabilidad, el presidente del PP orientó sus palabras fundamentalmente hacia la coyuntura económica, pero también hizo una breve referencia a la Constitución española. Elogió la actitud de quienes participaron en la aprobación de la Constitución de 1978. "Hoy España es la nación que es porque fue capaz de sentar unos sólidos cimientos constitucionales", aunque subrayó que durante la pasada legislatura algunas de las conquistas logradas de bienestar se han visto dañadas, además de comprometer "nuestro diseño territorial y de financiación".

En su análisis de la situación actual afirmó que "los datos son cada día más alarmantes" y que el panorama español "no es halagüeño". Acusó al Gobierno de "vivir de la herencia y de la inercia" y de "desperdiciar un tiempo valioso" a la hora de combatir los efectos de la crisis.

"Pese a las promesas electorales de que se mantendría el superávit en el 2008 y 2009, en tan sólo siete meses el Estado registra ya un déficit de casi 10.000 millones de euros" señaló. El presidente del PP aseveró que "pese a las promesas de pleno empleo, en agosto hay ya 348.455 parados más que en marzo del 2004", advirtiendo que la tasa de paro española según Eurostar es la más alta de la UE, con un 11%.

Apoyándose en otras cifras como la subida del déficit exterior hasta 58.615 millones de euros y la disolución de empresas, Rajoy insistió en que "somos más vulnerables que los demás países de nuestro entorno y hemos dejado pasar la legislatura anterior sin hacer reformas de calado en nuestra estructura económica. Hemos vivido de la herencia de la inercia y eso tiene unos costes que están pasando factura a nuestras familias y empresas".

Rajoy llamó hasta cinco veces irresponsable a Rodríguez Zapatero. En primer lugar, "por negar obstinadamente los indicios de las crisis y después la evidencia de la misma"; en segundo término, "por llamar antipatriota a quienes alertábamos de los problemas que se veían venir". Irresponsable, agregó, por ocultar la realidad "para no verse perjudicado por ella, tal como se vio en la pasada campaña electoral. Irresponsable por desperdiciar un tiempo valioso a la hora de combatir sus efectos". Y, finalmente, "por no hacer nada, por escurrir el bulto, por no dejarse aconsejar, por no escuchar, en definitiva por no hacer lo que se espera que haga alguien que quiere enfrentarse con valentía a los problemas".

Entre las propuestas al gobierno apuntó la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para aplicar el techo de gasto a las comunidades autónomas y grandes municipios y reformar por consenso y de forma multilateral el modelo de financiación autonómica y el sistema de financiación local.

Rajoy opinó que "como no sabe qué hacer con lo importante, Zapatero ya vuelve a dejar salir viejos conejos de la chistera, aunque nadie le ha pedido que abra debates sobre asuntos sobre los que no hay demanda social, porque ahora el reto más importante que tiene España, además de la derrota de ETA, es atender los problemas de las economías de los españoles y esto es lo que se espera de un Gobierno responsable". Para le líder de la oposición es "una irresponsabilidad, con una crisis como la que estamos viviendo, volver otra vez a hablar de lo que ocurrió hace 70 años y sacar temas que sabemos que dividen a los españoles".

"Seguiremos ofreciendo al Gobierno nuestro apoyo para salir de la crisis", agregó. Para recuperar la confianza en la economía española Rajoy insistió en la austeridad presupuestaria y en la transparencia de las administraciones públicas, "como me consta que hace meses ya hizo el Gobierno de Navarra, con un plan bien diseñado y transparente".

Por último, afirmó que si su partido quiere ser mayoritario de nuevo tiene que "poner en valor y potenciar el hecho de ser un partido con las ideas claras, un partido que sigue defendiendo el espíritu que hizo posible el consenso que ha dado 30 años de vida a nuestra Constitución".