Descargas

Una juventud plural, abierta y comprometida

Sergio Sayas López, Presidente de Juventudes Navarras

Los jóvenes nos hemos convertido en los últimos años en el eje de muchos discursos políticos, pero también en los grandes olvidados de la verdadera acción política. Muchos partidos y numerosos líderes aspiran a conseguir el ansiado voto del novato votante, pero alcanzado el poder, con o sin el apoyo de estos, las promesas se esfuman como el humo.

Se habla de la juventud en palabras de futuro, sin ser conscientes de que somos una parte nuclear del presente con necesidades y problemas, ventajas y virtudes en la actualidad. Esta visión de futuro conduce a la inacción en las políticas del momento, porque se nos concibe como los ciudadanos del futuro, pero ¿y nuestros problemas de hoy?

La vivienda, el empleo, la educación, la salud, los accidentes de tráfico, la cultura, el ocio y un largo etcétera son asuntos que nos preocupan y para los que demandamos políticas orientadas a nuestras necesidades.

Es verdad que los jóvenes navarros tenemos motivos para estar satisfechos. Nuestra comunidad presenta la segunda tasa de desempleo juvenil más baja de toda España, nuestros salarios están 3.500 euros anuales por encima de la media española y Navarra es la comunidad que más vivienda protegida construye por habitante o la que más dinero invierte en educación por alumno.

Tenemos un Gobierno que ha creído en los jóvenes, que ha entendido nuestras demandas. Por fin tenemos un instituto específico para la juventud, se está fomentando con subvenciones la redacción de planes municipales de juventud o la actividad de las asociaciones juveniles.

Todos estos datos que sin duda indican que nos encontramos en el camino correcto no nos deben conducir a la pasividad, sino que deben impulsarnos a seguir avanzando para resolver los numerosos problemas que aún están pendientes.

Debemos trabajar para que el acceso a la vivienda deje de ser un lujo, para que los jóvenes que acaban sus estudios no se conviertan automáticamente en explotados laborales, para que los jóvenes investigadores tengan oportunidades de trabajar en nuestra comunidad. Debemos seguir ayudando a los jóvenes emprendedores, a quienes viven en zonas rurales o a los que aspiran a encontrar en nuestra comunidad un hueco para mostrar su creatividad.

Queremos una juventud plural y comprometida, diversa y abierta, preparada y solidaria, y queremos también unas instituciones y una sociedad que apoye y promocione una juventud así.