Descargas

Un concejal de UPN de Burlada, absuelto de un delito de lesiones a otro del PSN

La Audiencia considera que en la sentencia del juzgado de Instrucción que condenó a Escudero hubo "déficit en la motivación para otorgar credibilidad al testimonio de Lozano, único de los declarantes en el acto del juicio que señaló a Escudero como la persona que le agarró de los brazos causándole el hematoma". La sentencia recurrida condenó a ambos ediles por una falta de lesiones a 300 euros de multa.

Al estimar parcialmente el recurso del concejal de UPN la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra expone que se modifica un pasaje de los hechos probados en la sentencia: el "Escudero agarró a Lozano de los brazos fuertemente para apartarlo" por el "siendo agarrado Lozano fuertemente de los brazos por alguna de las personas presentes en este enfrentamiento y que no se ha podido identificar…".

La Audiencia recuerda que "una sentencia condenatoria sólo puede estar fundada en la existencia de prueba válida, suficiente y debidamente razonada y motivada" y añade que en este caso existen "dudas razonables sobre la autoría". Los jueces apuntan que esta afirmación no significa que la versión ofrecida por Lozano sea inveraz sino que no se impone con el necesario grado de certeza exigible a una sentencia condenatoria. Aquí "se echa en falta el examen y valoración de los elementos probatorios en que se sustenta: se ha limitado a señalar la existencia de versiones contradictorias para, a renglón seguido, analizar sólo las pruebas de cargo sin contrastarlas con las de descargo y sin atender a los elementos contradictorios de aquellas". "La valoración de la prueba resulta unidireccional".

Los jueces indican que para otorgar credibilidad a la versión de Lozano no sirve la declaración del alcalde: manifestó que salió de su despacho y vio a Lozano y Escudero "enzarzados" y reconoció que, "si hubo previamente algo entre ambos, él no lo vio". "Es claro", apuntan los jueces, "que no puede tomarse como una confirmación de que, efectivamente, Escudero hubiese agarrado de los brazos a Lozano". Además, "la agresión tampoco fue vista por los testigos de una y otra parte que declararon en el juicio".