Descargas

Las familias y las empresas navarras se ahorrarán desde enero unos 25 millones en impuestos

(GN/4.1.08) Las familias y las empresas navarras disfrutarán, desde el 1 de enero de este nuevo año, de una rebaja fiscal que supondrá un ahorro de alrededor de 25 millones de euros. Esta cifra será el resultado de la aplicación de las modificaciones del IRPF y del Impuesto de Sociedades, además de otras medidas previstas en el proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Tributarias.

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Gobierno de Navarra ha previsto una deflación del 2% de la tarifa del impuesto. Con esta actualización, se pretende elevar los tramos del IRPF en consonancia con la inflación para evitar que los contribuyentes pierdan poder adquisitivo ante las posibles subidas de los precios. De esta medida se beneficiarán todos los contribuyentes navarros, alrededor de 458.000. La Hacienda Navarra ha calculado que el coste total será de unos 5,9 millones de euros.

Además, también desde el 1 de enero, el IRPF contemplará las nuevas deducciones por alquiler para las rentas más bajas. Las personas que viven en alquiler podrán deducir hasta 900 euros anuales por este concepto (en lugar de los 600 que se contemplaban hasta ahora).

Esta deducción alcanza el 15% de los pagos del alquiler satisfechos y beneficiará a las personas que tienen rentas inferiores a 30.000 euros anuales o, en el caso de las unidades familiares, a 60.000 euros. Según se deduce de los datos de las últimas declaraciones presentadas, se estima que se beneficiarán 4.950 personas, que se ahorrarán un total de 495.000 euros.

Por su parte, los más de 9.000 arrendatarios de viviendas dejarán de contribuir con 2.580.000 euros a las arcas públicas a partir de este año 2008. Se trata del otro incentivo fiscal que incluye el proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Tributarias con el objetivo de promover la salida al mercado de viviendas de alquiler. La medida consiste en que los propietarios de inmuebles tendrán derecho a reducir el rendimiento neto positivo del capital inmobiliario en un 55%.