Descargas

El Ejecutivo foral interpone un recurso contra el decreto del Gobierno vasco que regula el currículo

(GN/26.11.07) El Gobierno de Navarra ha adoptado un acuerdo por el que se interpone un recurso contencioso-administrativo contra el decreto del Gobierno vasco 175/2007, de 16 de octubre, por el que se establece el currículo de la educación básica y se implanta en la comunidad autónoma del País Vasco. A lo largo del  preámbulo, en varios artículos y en los anexos, se incluye a Navarra dentro de Euskal Herria.

Al adoptar este acuerdo, el Gobierno de Navarra entiende que dicha disposición general (Boletín Oficial del País Vasco de 13 de noviembre de 2007) es ilegal e inconstitucional, ya que vulnera el ordenamiento jurídico y no se adecua al orden de delimitación de competencias que establece la Constitución española y la Ley Orgánica 13/1982, de 10 de agosto, de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra.

En concreto, del análisis de la norma mencionada, se deduce que el decreto del Gobierno vasco es contrario a la legislación básica estatal en materia de educación que dice desarrollar e incide en Navarra, y afecta al ámbito de autonomía propio de la Comunidad Foral de Navarra.

Especialmente, en el preámbulo de la disposición emanada del Gobierno vasco se afirma que «este decreto se elabora, por tanto, desde la voluntad de construir una visión global, plural y abierta a partir de la visión propia y específica de Euskal Herría, entendiendo por tal que el ámbito territorial referido al conjunto de Alava, Vizcaya, Guipúzcoa, Lapurdi, Navarra (Baja y Alta) y Zuberoa». En este sentido, se reiteran las referencias a Euskal Herria a lo largo del preámbulo, en varios artículos, así como en los anexos.

Por todo ello, se estima que el Gobierno vasco se arroga sin legitimidad ni título jurídico alguno la competencia para determinar la pertenencia de Navarra a ese ámbito (Euskal Herria conjuntamente con otros territorios), lo que desconoce la identidad de Navarra y las competencias de sus instituciones. Todo ello se realiza al margen de cualquier decisión o manifestación del pueblo navarro y de sus instituciones.