Descargas

¡Va por vosotros, concejales!

Eradio Ezpeleta Iturralde, Secretario de Organización de UPN y Parlamentario Foral

Tampoco se trata de diferenciar a nadie según su militancia política, si son de UPN, PSOE, PP, PSN, Independientes, de NaBai o de cualquier otro partido político, todo lo contrario, quiero estar por encima de todo eso.

Hoy en día no es fácil dar el paso de dedicarse a la política y algo menos a la política municipal. Desde un cargo público en un ayuntamiento se vive el día a día con una intensidad meridiana. Un concejal lo es no sólo las horas en que está en el propio Ayuntamiento sino durante las 24 horas del día. No son pocos los concejales que me cuentan cómo a cualquier hora del día tienen una llamada o una visita en su casa de infinidad de vecinos que acuden a contarles su problema o lo que han observado en la localidad y que creen tiene que mejorar.

No son pocos los que me dicen que su tiempo de ocio casi no lo es porque un ciudadano aprovecha su cercanía para comentarle asuntos municipales, incluso quien me ha contado que en mitad de misa o de un concierto tiene que atender a algún que otro votante, ¡porque para eso te he votado! O quienes me dicen que tienen que sacrificar el tiempo de su familia y amistades porque «no les da la vida», o aquellos que no llegan a entender que por el sólo hecho de defender unas ideas políticas concretas tienen que estar acompañados por uno o más escoltas.

Otros, sobre todo los alcaldes, además de tener la presión de los grupos de la oposición (y la presión no siempre es negativa) deben ser quienes empujen al equipo de gobierno para conseguir los objetivos marcados para la legislatura. También tienen que «pelearse» con los Consejeros y Departamentos autonómicos de turno para que cuenten con sus proyectos entre los que hay que ejecutar cada año o por lo menos en la legislatura. Esto, quien está o ha estado metido en labores municipales lo entiende a la perfección.

La verdad es que los políticos no están bien vistos, lo reconozco. Pero quiero reclamar el derecho a no meter a todos en el mismo saco. Es verdad que motivos han dado más de uno, y de casi todos los partidos, para que pensemos que desde la política se puede medrar o sacar provecho personal, pero no es menos cierto que también se puede hacer, como así lo hemos visto, desde un despacho de abogados, la presidencia de un club de fútbol, despachos de inversiones, bancos, etc, etc… todo depende de los valores personales y de la vocación que tenga cada uno para su trabajo, en este caso municipal. Todo lo que no sea esto último me parece execrable y denunciable y a mí personalmente me tendrán enfrente.

Mi dilatada experiencia en el Ayuntamiento de Pamplona y mi responsabilidad como Secretario de Organización de Unión del Pueblo Navarro me ha hecho convivir con mucha gente, casi puedo decir que la totalidad, que tiene muy claros sus principios de servicio y trabajo por y para sus conciudadanos. En estos meses estoy viendo cómo los nuevos concejales y alcaldes están llenos de ilusión, de ganas y de proyectos para su localidad. Estoy viendo en muchos de ellos, sobre todo los nuevos, muchas dudas, miedos y prudencia para no meter la pata y hacerlo lo mejor posible. Esto es bueno a mi entender porque significa que tienen claro para qué se han presentado a su Ayuntamiento y qué quieren hacer por sus gentes.

A todos ellos les deseo lo mejor. Estoy seguro que si actúan con honradez, sinceridad e ilusión, sus conciudadanos se lo agradecerán y posiblemente les corresponderán cuando así lo estimen conveniente, o sea, en las elecciones.

A ellos me pongo a su disposición porque valoro lo que hacen y creo en lo que hacen.

¡Va por vosotros!, concejales, este pequeño homenaje.