Descargas

Sanz prevé que las cuentas tendrán un respaldo suficiente dado su amplio contenido social

(UPN/20.10.07) El presidente de UPN, Miguel Sanz, ha desvelado que los presupuestos del Ejecutivo foral para 2008 estarán caracterizados por mantener un equilibrio entre gastos e ingresos y por impulsar políticas de amplio contenido social, a la vez que seguirán impulsando infraestructuras que permitan la cohesión social y la vertebración de todo el territorio. Además, Sanz ha adelantado, durante la celebración del Consejo Político de UPN, que tratarán de impulsar la suficiencia financiera de los ayuntamientos a través de la creación de un Fondo de Cohesión Intermunicipal. 

El líder regionalista ha vaticinado que los Presupuestos tendrán respaldo suficiente en el Parlamento y para ello ha pedido el apoyo de sus compañeros de partido para negociar, «de forma eficaz», con los socialistas sobre las bases de unos Presupuestos que impulsen un crecimiento respetable, sólido y estable. 

El presidente del Ejecutivo foral ha negado que lo conseguido en la reunión con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, como el impulso al Tren de Alta Velocidad, fuera fruto de alguna cesión. «No hemos pedido nada que no nos corresponde. Y si además conseguimos la ratificación y el compromiso de que el Partido Socialista, interesadamente o no, garantizará la estabilidad de Navarra en esta legislatura, miel sobre ojuelas. ¿Por qué en lugar de estar quitándose el sombrero se nos ataca?», se ha preguntado.

Miguel Sanz ha negado que haya renunciado a la defensa de los Fueros intercambiando con Zapatero el impulso del TAV por la retirada del recurso de inconstitucionalidad ante la Ley de Dependencia, aunque ha dado a entender que si hubiera sido necesario y «en defensa del interés general de Navarra», lo hubiera hecho. Esa retirada, ha sentenciado, viene de un acuerdo en la Junta de Cooperación.

Por último, Sanz ha desvelado dos cuestiones importantes: por un lado la buena nota que «Standard & Poor’s» ha dado a la economía navarra; y por otro lado, el reconocimiento de Galicia, gobernada por socialistas y nacionalistas, a la buena política social impulsada por el Gobierno de Navarra.