Descargas

Yanke: «Sin el ambiente de protección del nacionalismo, ETA no existiría»

Germán Yanke, licenciado en Derecho y periodista, es cronista político del diario ABC, editor de La Estrella Digital y colabora en Telecinco y TVE. Además, es vicepresidente de la Fundación para la Libertad y miembro de la junta directiva del Foro de Ermua. Ayer ofreció una conferencia titulada «Terrorismo, ¿quiénes son los derrotados?», dentro de los cursos organizados por UPN. Entre los asistentes estuvieron la viuda del concejal José Javier Múgica, Reyes Zubeldía, y su hija Raquel. Acudieron, además, numerosos cargos de la formación regionalista encabezados por su presidente, Miguel Sanz. Presentó al conferenciante la parlamentaria Reyes Carmona.

Yanke señaló que partidos como UCD o el PSOE pensaron en su día que «la solución del problema de ETA tenía que venir de la mano del nacionalismo vasco, que había que contar con él». «Toda la historia de estos 25 años de democracia ha sido la historia de las cesiones ante el nacionalismo, para ver si el nacionalismo es el que termina con ETA».

El periodista puso el ejemplo de una mesa con dos comensales muy alejados. «Uno de ellos dice al otro: ¿Por qué no te acercas tú hasta la mitad de la mesa? Y cuando lo ha hecho, le vuelve a decir: ¿por qué no te acercas hasta la mitad de la mesa? El nacionalista se queda siempre en el mismo lugar y son los demás los que se van moviendo en esa constante cesión en busca de una solución».

Sin embargo, en su opinión, en la batalla contra el terrorismo es eficaz «la presión social contra el nacionalismo, contra todos los que han venido diciendo que coincidían en los fines, pero no en los medios. Si ustedes coinciden en los fines también quiero combatirles política, educada, cortés y democráticamente», subrayó.

Elogios a Miguel Sanz

El periodista se dirigió al presidente de UPN y del Gobierno, presente en la conferencia. «Como ciudadano español quiero agradecer al presidente Miguel Sanz que haya sido capaz, con energía y firmeza en unos momentos, con moderación, y en otros con habilidad política, de impedir que el nacionalismo entre en las instituciones navarras. Hubiera sido el desastre absoluto para combatir a ETA, porque parte de esa derrota es la exclusión y el aislamiento de quienes mantienen estas tesis».

Por otro lado, Germán Yanke se refirió a la necesidad de que la sociedad no mire a otro lado en el problema del terrorismo. «A veces nos tenemos que convencer de que las cosas van muy bien, porque si no, no podríamos seguir siendo indiferentes», dijo. El compromiso social ante la amenaza terrorista es a su juicio «muy complicado», algo que «aprovecha» la banda.

Cree que el secuestro de Ortega Lara, cuya cara en su liberación reflejaba la tortura a la que había sido sometido, y el asesinato días después del concejal Miguel Ángel Blanco hicieron que la sociedad española, y dentro de ella la vasca, «vieran el terrorismo tal cual era», lo que produjo una movilización social. «Entonces fue la sociedad la que tiró de los partidos» en la lucha frente a ETA, dijo. «Pienso que ahora son los partidos de la derecha, en este caso, los que tiran de una sociedad que se ha vuelto pusilánime».