Descargas

UPN de Galar exige al alcalde que asuma sus errores en la gestión y no busque otros culpables

UPN de Galar ha exigido al alcalde de la cendea que "asuma sus errores» en la gestión municipal y «no trate de buscar otros culpables y derivar responsabilidades a quienes no las tienen».

Los regionalistas han señalado que «los fallos detectados por el informe de Comptos sólo son la consecuencia de la particular manera que tiene el partido que gobierna de entender el ayuntamiento como si fuera un coto privado». Han rechazado, además, las críticas y la respuesta «totalmente fuera de lugar» dada a los medios, «erigiéndose en la voz de todos los representantes municipales y del consistorio».

Especialmente críticos han sido los regionalistas con la pretensión de hacer responsables de los errores detectados a los trabajadores del ayuntamiento cuando en el comunicado se requiere a la Cámara que despeje toda duda de actuación ilegal ‘por parte de los miembros y trabajadores de este municipio’.

A este respecto, han manifestado que «el alcalde pretende escudarse en la labor de los técnicos y empleados municipales, responsabilizando a éstos de sus propios errores y de sus actuaciones irregulares en lugar de asumirlos como principal autoridad y olvidándose de que los responsables de las decisiones que se toman son quienes dirigen el ayuntamiento».

Asimismo, han denunciado que quienes gobiernan la cendea «pretendan hacer creer que detrás del informe hay maniobras políticas contra el municipio, alguna mano negra o la intervención del Gobierno de Navarra». «El ayuntamiento sabe perfectamente que la Cámara de Comptos sólo está haciendo la labor que se le tiene encomendada, la de controlar y fiscalizar la gestión de los ayuntamientos, por el Parlamento de Navarra, institución de la que depende la Cámara».

Los regionalistas también han criticado que la agrupación independiente trate de identificar su actuación y su falta de control en la gestión, tal como denuncia el informe de Comptos, con la imagen del municipio. «Una cosa es cómo se gobierna este ayuntamiento y otra cosa bien distinta la cendea, y el informe no daña a sus habitantes ni a Galar sino que cuestiona y pone en entredicho la gestión de quien gobierna».