Descargas

Sanz afirma que, por respeto a los votantes, la presidencia es «irrenunciable» para UPN


(AGENCIAS/13.6.07) Miguel Sanz compareció este mediodía ante los medios de comunicación para dejar clara y ratificar la postura de su partido de que no renuncian a la Presidencia. Fue claro y dijo que si UPN tiene que ir a la oposición irá y lo hará, expuso, «con dignidad». Manifestó que van a actuar, además de con «dignidad», con «respeto» a los votantes. «Los ciudadanos nos han otorgado una confianza mayoritaria y no la vamos a traicionar y tampoco la vamos a manipular haciendo juegos extraños que a nuestro juicio no tienen cabida si queremos actuar con responsabilidad», aseguró Sanz.

Sanz insistió en que mantiene las mismas propuestas al PSN que al inicio de este proceso de negociación del futuro Gobierno foral, la de un gobierno de coalición o un gobierno en minoría de UPN con pacto institucional, y manifestó que si para aceptar alguna de ellas el PSN considerara un «obstáculo» a Miguel Sanz -hasta ahora no lo ha planteado-, estaría dispuesto a dejar de ser presidente para que lo fuera otra persona del partido. «Si alguien pretende transmitir la idea de que Sanz se aferra al sillón se engaña», agregó.

«Miguel Sanz -dijo- estará donde más convenga a los intereses de Navarra», y añadió que los intereses de la Comunidad foral están situados en el entendimiento entre los partidos que creen en el Amejoramiento y en la Constitución. «Tomar otra senda diferente sería caminar en sentido contrario al interés de la Navarra del Amejoramiento y de lo que piensa la inmensa mayoría de los navarros, hacia una desaparición de Navarra como comunidad diferenciada», opinó.

El presidente de los regionalistas manifestó que en este proceso de negociación sólo hay dos caminos, o llegar algún acuerdo con UPN con presidencia para el partido mayoritario o un pacto con Nafarroa Bai e IUN. «PSN no es alternativa por sí solo; puede jugar de bisagra», indicó.

Posición nítida y clara

Miguel Sanz afirmó que la postura de UPN es «nítida, clara y generosa» y no ha sido «modificada en absoluto». Tras recalcar que la Presidencia es «rrenunciable», manifestó que el partido regionalista se opondrá con sus votos a que el candidato del PSN, tercera fuerza política, sea el presidente de Navarra.

Según recalcó, «los 140.000 ciudadanos navarros que nos han otorgado su confianza y que representan cerca del 43 por ciento, no nos han otorgado su confianza para que hagamos presidente ni a Puras ni a Zabaleta y no lo vamos a hacer».

Manifestó que si Fernando Puras quiere ser presidente, «que parece que es lo que busca», tendrá que pactar con Nafarroa Bai, «la Na-Bai de Zabaleta, por cierto, líder de Aralar que en el País Vasco y en Navarra pretende ceder sus actas de concejales a ANV, una actuación antidemocrática y al margen de la ley». «Esa es la fuerza política que con su cabeza el frente lidera Nafarroa Bai», dijo.

Respondió a Patxi Zabaleta, «que achacó a UPN y PP de que estábamos quierendo comprar Navarra», que se corresponde más con la realidad decir «que es Zabaleta quien quiere vender Navarra a plazos a lo que él denomina Euskal Herria y para eso necesita primero convencer o tener la complicidad del PSN, quien de momento se resiste a caer en la trampa».

Sobre la decisión del PSN de no coincidir con los votos de ANV en el Ayuntamiento de Pamplona, Sanz manifestó que pese a ello los socialistas no regalan nada a UPN y recordó que tienen 13 concejales, frente a 4 del PSN, 8 de Na-Bai y 2 de ANV. «La abstención del PSN podrá ser calificada de responsable, sensata, adecuada a la voluntad de los ciudadanos pero no generosa», señaló.

Y añadió que «es un insulto a la inteligencia» decir por parte del PSN que ello podría tener una reciprocidad en el Gobierno con el apoyo de UPN a un ejecutivo socialista. «Es un intento de confundir a la opinión pública», dijo. Al respecto, apuntó que «los que tenemos responsabilidad de Gobierno tenemos que generar certidumbre y confianza en los ciudadanos».