Descargas

UPN pide la vuelta al Pacto Antiterrorista y asegura que «no es el momento de reproches»

El secretario general de UPN, Alberto Catalán, hizo «hoy más que nunca» un llamamiento al Partido Popular y al PSOE para que «vuelvan al consenso en la lucha antiterrorista y recuperen el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo», después de que ETA anunciara la pasada madrugada el fin del alto el fuego.

La organización terrorista ETA dio por finalizado el alto el fuego, 14 meses y medio (439 días) después de anunciar su inicio, y seis meses después de romperlo de hecho con el atentado contra la T-4 de Barajas en el que murieron dos personas.

Catalán indicó que ese pacto «fue una herramienta que se ha demostrado buena para acabar con la banda terrorista ETA» y, preguntado por las críticas que recibió el Gobierno central por su gestión durante el proceso, indicó que «no es el momento de los reproches, sino de consensuar la política antiterrorista».

«UPN va a hacer todo lo que esté en su mano para buscar el consenso entre los dos grandes partidos políticos, porque ellos deben asumir el protagonismo de la lucha antiterrorista», afirmó Catalán.

El dirigente de UPN aseguró que, con el comunicado de ETA, «una vez más se demuestra que la banda terrorista vuelve a hacer lo único que sabe hacer, presionar, coaccionar y amedrentar al sistema democrático y a la sociedad española, y es algo que no ha dejado de hacer en ningún momento, ni durante el mal llamado proceso de paz».

En este sentido, el dirigente regionalista afirmó que «ETA siguió coaccionando» incluso mientras estuvo vigente el alto el fuego, y se refirió al ataque contra la ferretería de UPN en Barañáin o a las cartas de extorsión enviadas a empresarios. «Esto era una prueba evidente de que ETA seguía presionando. Otra cosa es el comportamiento que se venían tomando en este proceso de negociación», indicó.

En el anuncio de ruptura, ETA considera que cualquier acuerdo futuro para Euskadi pasa por un «marco» que una al País Vasco y a Navarra y también un modelo que permita integrar a los territorios vascos en el Estado francés, para construir el denominado «zazpiak bat», los siete territorios en uno.