Descargas

El programa de Desarrollo Rural de Navarra

José Cruz Pérez Lapazarán, senador de UPN

Ahora, para la planificación futura se está a la espera de la redacción de uno nuevo para el periodo 2.007-13. Para elaborarlo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación debería aprobar previamente un Plan Estratégico Nacional, someter éste a la aprobación de la UE y una vez ultimados estos tramites proceder al reparto de los fondos provenientes de los presupuestos de la propia UE entre las CCAA.

Una vez terminados estos trámites se podría elaborar el PDR de nuestra Comunidad Foral, pero el retraso que se viene produciendo en el Gobierno Central obligará a posponer la planificación y ejecución de nuevas medidas hasta muy avanzado, como mínimo, el año 2007.

Estos retrasos y la incertidumbre que provocan resultan preocupantes, ya que en la actualidad no se conoce fecha para la aprobación final de esa Estrategia Nacional y lo que peor, no se conocen las cantidades con las que contará nuestra Comunidad Foral para el nuevo periodo.

Así, la sensación es de preocupación por la escasez de fondos que se puedan recibir y todo ello debido a los antecedentes que se conocen.

Estos se remontan al Consejo Europeo de diciembre de 2005 cuando se alcanzó un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la Unión Europea para el periodo 2007-13. En dicho Consejo se redujo de una manera drástica la cifra inicial para esta política. Lo sorprendente del caso es que contase con el voto favorable del Presidente Zapatero.

Es bien cierto que con posterioridad el Parlamento Europeo amplió en 2.000 millones de euros el borrador inicial, pero de esa cantidad no se destinó euro alguno a modificar  las cifras iniciales de las políticas agrarias o de desarrollo rural.

La Rubrica 2 «Conservación y Gestión de los Recurso Naturales» y en lo relativo a la «Asignación para el Nuevo Instrumento de Desarrollo Rural» fijó unas cantidades reducidas para la política de Desarrollo Rural. La cantidad que nuestro país recibirá para programas y para  ese periodo ascenderá, aproximadamente, a 5.000 millones de euros.

Esta cifra comparada con los 11.000 millones de euros que España gastará cuando finalice el periodo 2000-06, de los que 9.228 millones de euros se han destinado a programas de Desarrollo Rural de quince CCAA, 143 millones para el de Navarra y otra importante cantidad para el del País Vasco hace temer por la planificación futura.

Frente a esta innegable realidad, recibir un 50% de lo recibido en el anterior periodo, se plantea una preocupación en el sector agrario navarro y español ante la posibilidad de que pueda ser detraído de las rentas de agricultores y ganaderos la cantidad necesaria para complementar lo que llegue de Bruselas.

El motivo de preocupación radica en que el acuerdo de la UE para las próximas perspectivas financieras prevé la posibilidad de que los Estados miembros puedan transferir hasta un máximo del 20 por ciento de las ayudas directas a la renta que reciben en la actualidad los agricultores y ganaderos (lo que se denomina "modulación voluntaria") y traspasarla a Desarrollo Rural.

Es decir que España y como consecuencia Navarra podrían ampliar los descuentos de los pagos a agricultores que actualmente se hacen con cargo al Presupuesto de la UE. Este hecho supondría que más de 19.000 perceptores de ayudas PAC en Navarra podrían ver deducidas sus ayudas a la renta en hasta el 20%. Este previsible descuento serviría para destinarlo a Programas de Desarrollo Rural y así compensar los recortes habidos en las Perspectivas Financieras 2007-13.

De realizarse esta practica, muchas explotaciones agrarias navarras se encontrarían en peligro de abandono por falta de  rentabilidad. No seria por lo tanto aconsejable aplicar esta «modulación voluntaria» ni otros descuentos para penalizar a nuestro sector agrario, que ya ha sufrido una importante merma de rentas: sólo en 2005 un 11%, que se ampliará con los descuentos que se comienzan a realizar de la actual PAC.

Por lo tanto, no sería aconsejable deducir, de forma voluntaria o incrementar la obligatoria, cantidad alguna de ayudas directas a la renta de agricultores y ganaderos navarros para el periodo 2007/13 para trasferirlas a otras políticas ante el riesgo de abandono de la actividad agraria. El Sr. Zapatero debería buscar otras formulas de financiación, después de considerar que lo aprobado en la UE era muy positivo para nuestro país.