Descargas

El Congreso permitió negociar sólo si había “actitudes inequívocas” de dejar la violencia

  • El Gobierno de Navarra considera que no se dan las condiciones para iniciar un diálogo con ETA
  • Batasuna afirma que sólo la autodeterminación convertirá la paz en "irreversible"
  • Chivite vincula el cese de la violencia sólo a los atentados ordenados por la dirección de ETA
  • ETA saca pecho y recoge en una revista sus atentados entre 2004 y 2005
  • ¿Crees que es el momento de iniciar un diálogo con ETA?

El 17 de mayo de 2005 el Congreso de los Diputados aprobaba una moción que permitía el diálogo con ETA si la banda asesina mostraba la actitud de abandonar la violencia: "clara voluntad para poner fin a la misma y actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción", exigía la declaración del Congreso para apoyar "procesos de diálogo entre los poderes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia".

Sin embargo, en su última entrevista al diario Gara, ETA afirmaba que el alto el fuego no es irreversible. Es más, consideraban "un sin sentido" reiterar esa necesidad. Además, la banda asesina justificaba los ataques en Guetxo y Barañáin como una "respuesta del pueblo", aunque se desmarcaba, como ha hecho siempre con la violencia callejera, de la autoría de estos atentados.

En estos dos meses de "alto el fuego", la policía francesa ha informado de movimientos de los terroristas en ese país, así como de la localización de una furgoneta robada por ETA después de su anuncio; y han sido atacadas sedes del PNV y del PSE en el País Vasco. De hecho, el pasado miércoles día 17, el ministro de Interior, Pérez Rubalcaba, todavía no estaba convencido de que ETA quisiera dejar las armas: "El proceso tiene un punto de partida al que todavía no hemos llegado: alcanzar la convicción de que ETA quiere poner fin a la violencia", afirmaba. Además, el ministro anunciaba que el Gobierno informaría de la constatación de esa voluntad en la Comisión de Secretos Oficiales, en encuentros bilaterales y en reuniones del Pacto Antiterrorista.

Por eso, sorprende la decisión del presidente del Gobierno de anunciar el sábado en un mitin de su partido, que va a iniciar el diálogo con ETA. También extraña que pese a que el alto el fuego se anunció hace más de dos meses, Rodríguez Zapatero no haya recibido en la Moncloa al presidente de Navarra, Miguel Sanz.