Descargas

UPN logra que el Senado apruebe nuevas ayudas para el sector del aceite y del tabaco

Los productores navarros de aceite de oliva y de tabaco deberán disponer de nuevas ayudas para aliviar los malos resultados de los acuerdos alcanzados por el Gobierno central en las recientes negociaciones del Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea en el que se fijaron los fondos económicos destinados a los sectores del algodón, aceite de oliva y tabaco.

La Cámara Alta ha aprobado una moción del senador por Navarra de UPN, José Cruz Pérez Lapazarán, para que el Gobierno actué en defensa de los intereses españoles en estos sectores, ya que las reformas aprobadas en dicho Consejo de Ministros «han puesto de manifiesto los graves perjuicios que se derivarán para el futuro de estos cultivos». La Comunidad Foral cuenta con 6.200 productores de aceite de oliva y un total de 102 productores de tabaco.

La moción ha contado con el apoyo de los votos del PP, de CIU y de Coalición Canaria, frente a los votos en contra del PSOE.

Entre las iniciativas propuestas por el Grupo Parlamentario Popular del Senado, del que Pérez Lapazarán es portavoz de Agricultura, para dinamizar el sector del aceite de oliva se encuentra la de impulsar de forma inmediata un Programa de Medidas Agroambientales de apoyo al olivar de baja producción, como el navarro, «a través de un crédito extraordinario o de otras medidas que permitan reducir los posibles perjuicios derivados de la aplicación de los acuerdos comunitarios sobre el sector».

También se propone «garantizar los fondos y mecanismos necesarios para lograr unas ayudas mínimas a la renta, procedentes de la UE y del presupuesto nacional, de manera que en ningún caso las ayudas fijas por hectárea en los olivos tradicionales de baja producción no sea inferior a los 300 euros por hectárea».

Igualmente, se ha aprobado impulsar un estudio, junto a las Comunidades Autónomas afectadas y las asociaciones agrarias, que contenga medidas de reparto de fondos con garantía, tanto a las explotaciones como a las provincias, y de percepción de ayudas en cuantías similares a las realidades productivas que generaron los derechos.

Por último, se propone la elaboración de un Plan de solución para aquellos nuevos olivares que, siendo plantados con derecho a ayudas, de acuerdo con los reglamentos comunitarios, «con la reforma aprobada carecerían de ellas ya que no han generado ningún derecho histórico».

Respecto al sector del tabaco, las medidas y fondos contemplados en un Plan Estratégico irán destinadas a garantizar la actividad económica de las zonas productoras buscando, en su caso, alternativas viables que mantengan en su integridad la actividad laboral y el empleo, posibilitando el desarrollo sostenible de la agricultura, con fondos suficientes para su pleno desarrollo.