Descargas

UPN insta a Zapatero a que aclare su «predisposición favorable» al nacionalismo en Navarra

UPN ha instado a Rodríguez Zapatero a que aclare la «predisposición favorable a las exigencias del nacionalismo vasco en Navarra», tal como ha expresado en su discurso de investidura ante la representante de Na Bai, «y si esa predisposición favorable significa que, en caso de haber consenso para una reforma de la Constitución, en la que sería necesario el PP, no va a hacer nada para derogar la disposición transitoria cuarta».

Los regionalistas han manifestado que «la intervención de Uxue Barkos evidencia que el discurso de Na Bai para nada representa a la Navarra real y mayoritaria, orgullosa del nivel de bienestar alcanzado en todos los ámbitos».

A este respecto, entienden que «a la mayoría de los navarros lo que les preocupa es que la Comunidad Foral mantenga su crecimiento y su bienestar y para ello es fundamental la voluntad que el nuevo gobierno asuma con los compromisos adquiridos por el Estado con Navarra, como el convenio de financiación del Canal de Navarra, el Convenio Económico, garante de nuestra viabilidad financiera, y el Convenio de Infraestructuras, para la mejora de la red ferroviaria y de las vías de comunicación de Navarra».

«Ni una palabra ha mencionado Na Bai de proyectos importantes en marcha para la Comunidad Foral de los que poco o nada se dice en el programa socialista y que no han sido ni nombrados por Zapatero en su discurso», denuncian. «¿Es esa la voz que pretende defender Na Bai de una parte de los navarros?».

Para UPN, la representante abertzale Uxue Barkos «se ha dedicado más a defender los intereses de la Comunidad Autónoma Vasca que los de Navarra, porque ha utilizado un mensaje distorsionador de la realidad para referirse a cuestiones lingüísticas, ha criticado el pacto por las libertades, ha rechazado la Constitución, que ampara nuestro régimen foral, y no ha exigido respeto al Gobierno vasco para la realidad institucional, política y social de Navarra».

Los regionalistas consideran que «lo que provoca conflictividad institucional son las injerencias del Gobierno vasco sobre Navarra y que éste no acate la voluntad de las instituciones de Navarra de retirar un plan que vulnera la convivencia entre ambos territorios, y de esto tampoco ha dicho nada Na Bai».