Descargas

UPN exige a IU que desautorice al alcalde de Orkoien si no quiere ser responsable de sus ilegalidade

UPN ha instado a IU a que desautorice el «comportamiento sectario» y las descalificaciones que realizó el alcalde de Orkoien, Casimiro Larrea, en la última sesión plenaria al colocar en el propio salón de plenos carteles ofensivos hacia portavoces parlamentarios, la Cámara de Comptos y el propio Parlamento de Navarra, ya que dicho organismo depende del mismo. «Si no –afirma UPN- IU va a ser responsable de sus ilegalidades y no va a estar legitimado para criticar a otros lo que sus propios alcaldes hacen».

Para los regionalistas, el alcalde de IU se muestra nervioso ante el escándalo de ilegalidades que se ha descubierto al adjudicar «a dedo» la gestión urbanística de la localidad a una empresa privada que le ha generado importantes ganancias económicas «que podían haber repercutido, si el alcalde hubiese actuado de conformidad con la ley, en beneficio de la localidad».

Desde UPN, se ha vuelto a instar al alcalde a que asuma sus responsabilidades y que explique «por qué adjudicó la gestión urbanística de la localidad a una sola empresa privada, incumpliendo de manera flagrante la legalidad al obviar los principios de publicidad y concurrencia y qué intereses tenía el ayuntamiento para beneficiar mediante esta actuación a esta promotora». En caso contrario, sostienen los regionalistas, «por decencia política e higiene democrática debería dimitir».

«¿Cuánto dinero ha dejado de ingresar el ayuntamiento y, por consiguiente, los ciudadanos de Orkoien, a favor de esta promotora y con qué criterio se fija el 10 % como pago a la promotora?», preguntan. «Estas y otras son cuestiones que deberá explicar el alcalde en lugar de descalificar a la Cámara de Comptos».

Para UPN, la actuación de Larrea en el pleno vuelve a demostrar que este alcalde pretende utilizar el Ayuntamiento de Orkoien como si de «su cortijo particular» se tratase «y el colmo ha sido su decisión de utilizar el ayuntamiento, el propio salón de plenos y una sesión del mismo para verter descalificaciones sobre organismos y representantes públicos en un ejemplo de utilización sectaria de las instituciones».

Asimismo, ha denunciado que «ante el desacuerdo de la oposición municipal por la colocación de dichos panfletos, el alcalde no solamente los ha retirado sino que ha evidenciado un comportamiento autoritario y prepotente, impropio de un cargo público, y que supone un insulto no solo a la inteligencia sino al propio sistema democrático».