Descargas

UPN denuncia la hipocresía del alcalde de Barañáin tras suspender las fiestas de la juventud

UPN ha denunciado que el alcalde de Barañáin, Iosu Senosiáin, consintió y estuvo de acuerdo en que se celebraran las fiestas de la juventud después de haberse reunido en el Ayuntamiento de la localidad con Ekain Guerra, uno de los detenidos por presunta colaboración con ETA, en representación de los colectivos organizadores de las fiestas.

Según consta en acta, en una reunión convocada por el alcalde sobre las fiestas de la juventud Senosiáin admitió, tras ser requeridas las identidades de los representantes de los colectivos organizadores, haberse reunido en el Ayuntamiento con Florencio Luqui, concejal de Aralar, y el detenido, quien le presentó el programa y el presupuesto de las fiestas.

Los regionalistas han criticado la “hipocresía” del alcalde a la hora de justificar la suspensión de las fiestas, “cuando permitió que las negociaciones con los colectivos organizadores continuarán una vez detenido Guerra, era un asunto que llevaba personalmente por decisión propia con Luque (concejal de Aralar), y conocía desde el principio qué personas y colectivos organizaban las fiestas, que son los mismos que ahora rechaza”.

Según la formación regionalista, “las negociaciones con estos colectivos se han llevado a espaldas de la Comisión de Juventud del Ayuntamiento, ya que fue el propio alcalde quien asumió el tema como responsable del Área de Juventud, ante la oposición manifiesta de los principales grupos municipales”.

Había grupos municipales que se oponían a que se celebraran las fiestas de la forma y contenido en que se estaban negociando con unos colectivos cuyas identidades no se querían desvelar y no representaban a todo el movimiento asociativo juvenil de la localidad”, añade.

Nuevo peaje a los nacionalistas

En la citada acta el alcalde reconoce el envío de una carta a los comercios con el objetivo de que participen en la obtención de fondos para las fiestas. Se da la circunstancia de que la cuenta en la que varios comercios de la localidad han ingresado una cantidad para sufragar los gastos está a nombre de Florencio Luqui, el concejal de Aralar que ha llevado las conversaciones con los colectivos implicados junto con Senosiáin.

Los regionalistas han pedido explicaciones al alcalde, ya que consideran que “no es lícito que un concejal recaude a título personal dinero que proviene de entidades particulares para un fin en el que además ha tomado parte activa como organizador y cuyo control no está garantizado”. En este sentido, exigen la adopción de medidas por parte del Ayuntamiento para aclarar lo sucedido.

Según UPN, “esta claro que el alcalde ha suspendido estas fiestas contra su voluntad dado que desde el primer momento las ha defendido contra el criterio sobre el planteamiento de la mayoría de formaciones y que su pretensión es seguir pagando peajes a los sectores nacionalistas por el apoyo prestado en su investidura”.