Descargas

UPN denuncia el retraso en la concesión de ayudas a la Ribera por las inundaciones

UPN ha denunciado el retraso en la concesión de ayudas por parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero por las inundaciones de septiembre que afectaron a la Ribera. Para los regionalistas, se trata de una “tomadura de pelo” a los agricultores navarros, máxime cuando el PSN “critica al Gobierno foral, que sí ha demostrado ser sensible a las demandas de los ciudadanos y cumplir sus compromisos”.

Asimismo, UPN ha recordado que tanto en el Senado como en el Congreso los socialistas, incluidos los representantes navarros, se opusieron a conceder las ayudas solicitadas por la formación regionalista para afrontar en Tierra Estella los daños causados por las inundaciones de julio.

Por todo ello, califican de incomprensible que el Ejecutivo central “se niegue a colaborar o no actúe con diligencia en la reparación de infraestructuras agrícolas desamparando a miles de ciudadanos navarros”, y añaden que les parece todavía menos comprensible “que los representantes navarros del PSOE en las Cortes no hagan nada por evitarlo”.

Ayudas para las recientes heladas, pedrisco y sequía

Por otra parte, el senador navarro José Cruz Pérez Lapazarán exigió ayer a la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, durante un interpelación en la Cámara Alta, que incremente las ayudas para paliar los daños que han causado las recientes heladas y apruebe otras para el pedrisco y la sequía que padecen muchas comunidades autónomas.

Pérez Lapazarán hizo esta reclamación porque, a su juicio, el Decreto del Gobierno “nace sin voluntad de solucionar nada”, ya que se limita a aportar mínimas ayudas a las heladas del mes de enero, ignorando febrero y marzo, y no hace alusión alguna a la sequía ni al pedrisco.

El senador navarro hizo hincapié en las elevadas pérdidas en la producción, que las organizaciones agrarias cifran en 2.000 millones de euros. Lamentó que Espinosa abandonara la Cámara Alta sin querer escuchar sus reclamaciones y sin afrontar ningún compromiso con el sector agrario, “refugiándose en un Decreto que es una operación de imagen más que otra cosa”.