Descargas

UPN defiende la participación plena de la mujer en la sociedad navarra

La senadora Amelia Salanueva y las parlamentarias forales Mª José Bozal, Laura Alba, Begoña Sanzberro y Mª José Vidorreta han presentado en rueda de prensa, con motivo del Día Internacional de la Mujer, una declaración política que recoge las propuestas de UPN para lograr la plena participación de la mujer en todos los ámbitos sociales, con los mismos derechos y oportunidades que los hombres.

Porque para la formación regionalista, aunque ya nadie discute o cuestiona el principio de igualdad y no discriminación consagrado en el artículo 14 de la Constitución Española, “todavía hoy es necesario superar esta igualdad formal para alcanzar una igualdad real”.

Así, las representantes de UPN consideran las políticas de igualdad como motor de la transformación y del cambio social, y reconocen que, aunque se han adoptado medidas importantes, “hay que seguir trabajando para obtener las condiciones necesarias para la mejor y mayor participación de la mujer en la vida económica, social, cultural y política. Es necesario profundizar en los cambios de mentalidades y de estructuras para avanzar más”.

Las regionalistas apuestan decididamente “porque en todas las políticas públicas se incorpore la óptica de la igualdad, es decir introducir la perspectiva de género y garantizar el principio de igualdad en todas las actuaciones políticas”.

Por ello, manifiestan su apoyo a la elaboración de Planes de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres como instrumento omnicomprensivo de medidas y propuestas de acción que procuran la eliminación de cualquier forma de discriminación.

Respecto a la participación de la mujer, han señalado que es fundamental fomentar la participación de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, “porque sin su participación no es posible alcanzar con plenitud el objetivo de igualdad real”. Consideran, en este sentido, que no se puede construir una sociedad sin tener en cuenta a la otra parte de la misma.

Asimismo entienden que es fundamental la educación en valores y principios como la igualdad entre las personas, el respecto, la tolerancia, la convivencia, la solidaridad y la paz, para conseguir una sociedad más justa y mejor. Por ello, apuestan “por una educación que desde el seno de la familia hasta el ámbito educativo, elimine conductas y actitudes sexistas”. La formación en valores es el mejor antídoto contra las conductas sexistas, han apuntado.

El reto del trabajo y la conciliación

Las representantes de UPN han apostado por la consecución del “pleno empleo femenino y de calidad”. En este sentido, han manifestado que la independencia económica de la mujer es vital para su desarrollo y realización como persona. En justa reciprocidad, la mujer debe poner al servicio de la sociedad lo que de ella ha recibido, señalan, porque “no puede desperdiciarse ese potencial de conocimiento”, ya que más de la mitad de la población universitaria la componen mujeres.

Las parlamentarias de UPN han resaltado que son muchas las medidas que se han adoptado en el terreno laboral, pero “es necesario seguir profundizando en otras y fomentar nuevas propuestas para superar la aún existente discriminación en la empresa”. Es necesario valorar en su justa medida la maternidad que, lejos de ser un “problema”, es un beneficio para todos, porque esos hijos mantendrán la sostenibilidad, han afirmado.

Han recordado que en las últimas legislaturas se han adoptado medidas legislativas y económicas importantes en sí mismas, pero especialmente por el cambio conceptual que introducen. En concreto, medidas relativas a la reducción de jornada por guarda de menores de 6 años, baja maternal, excedencia, ayudas económicas a madres trabajadoras por hijos menores de 3 años, han marcado un camino sin retorno en el que se debe profundizar, han sentenciado.

Compromisos

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, han anunciado algunos compromisos de la formación regionalista en política de mujer: “Profundizar en la incorporación de la perspectiva de género en todas las políticas públicas; sensibilizar y fomentar la educación en igualdad;contribuir al acceso al empleo femenino cuantitativa y cualitativamente hasta conseguir el pleno empleo de las mujeres; fomentar la participación de las mujeres en los órganos de toma de decisiones y por supuesto en la vida política; prestar atención preferente a las mujeres más vulnerables; contribuir a superar la comunicación en los medios de carácter sexista; profundizar en las medidas de conciliación familiar y laboral de hombres y mujeres; fomentar el asociacionismo femenino como instrumento útil para la mujer; compromiso decidido en la lucha contra la violencia por razón de sexo”.