Descargas

Una sentencia da la razón a un concejal de UPN demostrando afirmaciones falsas sobre su persona…

El Juzgado de Primera Instancia N° l de Pamplona ha condenado a ‘Diario de Noticias’ a que publique una nota de rectificación de Ignacio Polo, concejal del Ayuntamiento de Pamplona, referente a informaciones sobre su persona recogidas en este medio que los tribunales han demostrado ser falsas, después de que éste demandara al periódico por no respetar su derecho.

En un artículo publicado por ‘Diario de Noticias’, el 20 de enero pasado, se afirmaba que el Ayuntamiento de Pamplona «había tramitado de forma irregular el atestado de control de alcoholemia en la que se vio implicado el hijo del concejal de UPN Ignacio Polo, a quien encubrió tras dar positivo en la prueba de etilometría» y que, «pese a que el conductor implicado portaba sustancias estupefacientes, el atestado no siguió el procedimiento habitual, ni fue remitida la posterior denuncia a la Jefatura Provincial de Tráfico».

La sentencia judicial reconoce el derecho del concejal de UPN a exigir una rectificación «dirigida precisamente a corregir las aseveraciones» realizadas por ‘Diario de Noticias’. Así, el Juzgado señala en su sentencia que la prueba practicada y en concreto la documentación aportada por el concejal Sr. Polo, consistente en los expedientes incoados a su hijo y en el informe remitido por el secretario técnico del área de Protección Ciudadana, así como el testimonio en el juicio del concejal delegado de la citada área, Sr. Ezpeleta, «acreditan que se formularon las denuncias y que los expedientes incoados a partir de las mismas fueron tramitados en la forma en que habitualmente se hacía por el ayuntamiento para todos aquellos casos iguales al que nos ocupa».

En este sentido, la sentencia afirma que «no puede considerarse exacta la información de que hubo un encubrimiento por parte del Ayuntamiento, ni tampoco la de que no se siguiera el procedimiento habitual», toda vez, explica, que «la totalidad de los casos comprendidos entre los años 1997 y 2001 en la que se abonó por los denunciados voluntariamente la multa por infracciones muy graves, como lo sería el conducir con tasa de alcohol superior a la permitida, no fueron remitidas a la Jefatura Provincial de Tráfico para que se tramitara en su caso la retirada del permiso de conducir».

Cabe recordar que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Navarra archivó, el pasado 3 de marzo, las diligencias abiertas tras la denuncia presentada por los concejales de Aralar en el ayuntamiento de Pamplona, al considerar que «no hubo prevaricación» del concejal Ignacio Polo en este asunto.