Descargas

Para UPN, Lizarbe no puede dar ejemplo ni de ética ni de comportamiento

UPN ha manifestado que “Lizarbe no puede dar lecciones ni de ética ni de comportamiento a los demás en materia de ética y gestión pública mientras no corrija determinadas actuaciones de su propio partido de las que es un autentico conocedor”.

Según los regionalistas, “Lizarbe no ha explicado todavía los casos de Azagra y Monteagudo, por lo que carece de toda credibilidad al cuestionar la labor de los demás”.

Para UPN, Lizarbe calla, “en un claro ejemplo de sectarismo partidista” el caso de Azagra, “donde los Informes de la Cámara de Comptos han denunciado las reiteradas irregularidades cometidas”, o el caso de Monteagudo, “donde el alcalde ha cobrado indebidamente más de tres millones de ptas. por incompatibilidad con la labor que desarrolla a tiempo completo en la Mancomunidad de Aguas del Moncayo”.

Además, recuerdan que “en los últimos años los propios Tribunales de Justicia han sentenciado a cargos del PSOE navarro por corrupción, quedando todavía algunas cosas por aclarar, incluidos los más de 200 millones de las antiguas pesetas que no se saben dónde están y que motivaron el enjuiciamiento de responsables regionales socialistas”.

UPN ha podido cometer errores, pero no ha metido la mano en la caja

Los regionalistas han insistido en que “UPN ha podido cometer errores pero no ha metido la mano en la caja, como si han hecho otros, entre ellos algunos antecesores en el cargo del Sr. Lizarbe”.

En ese sentido, afirman que “Lizarbe se pone nervioso al comprobar que, a pesar de su intención de bloquear la acción de gobierno de UPN, Navarra sigue adelante. A Lizarbe lo que realmente le preocupa es que su actividad política no consigue aglutinar respaldo, ni siquiera en su propio partido”.

Por todo ello, UPN ha exigido a Lizarbe que “se deje de tanta demagogia, y que si quiere dar ejemplo de gestión pública empiece por reconocer los chanchullos de sus propios correligionarios”.