Descargas

Las ayudas a las zonas de montaña de Navarra podrían estar incluidas en la futura Constitución Eur..

La futura Constitución Europea podría incluir la posibilidad de que las regiones de montaña, como Navarra, puedan contar con ayudas públicas para compensar los problemas de desarrollo que sufran por su posición geográfica, tal y como solicitó el Parlamento Europeo el pasado 2 de septiembre a propuesta del eurodiputado de UPN, Javier Pomés.

La presidencia italiana de la UE ha incluido esta posibilidad en las propuestas de modificación del proyecto de Tratado Constitucional que este fin de semana debatirán los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en Nápoles (Italia), según anunció el eurodiputado navarro.

La propuesta italiana consiste en modificar los artículos 56 y 116 de la Tercera Parte del proyecto de Constitución Europea para que, por un lado, la UE preste especial atención a las zonas de montaña y, por otra parte, que las ayudas de estado a ciertas actividades económicas situadas en dichas regiones sean consideradas compatibles con las normas del mercado interior. “De recibir el visto bueno de los ministros de Exteriores en Nápoles ambas cosas quedarán consagradas dentro del proyecto de Constitución que los jefes de Estado y de Gobierno deben acordar en la cumbre de Bruselas de los próximos 12 y 13 de diciembre”, informó Javier Pomés.

“Los textos propuestos despejan toda duda de que la UE va a continuar apoyando a las regiones de montaña, con independencia de su grado concreto de desarrollo relativo, en atención a sus problemas geográficos permanentes, con independencia por tanto de su grado de producto interior bruto por habitante, como es el caso de numerosas regiones de montaña españolas y, en concreto, de Navarra”, manifestó el eurodiputado de UPN.

El artículo 56 de la Tercera Parte de la Constitución propuesto consideraría “compatible con el mercado interior” las “ayudas destinadas a facilitar el desarrollo de ciertas actividades o de ciertas regiones económicas, especialmente aquellas que sufren handicaps naturales o demográficos severos y permanentes”. El artículo 116, por su parte, señala como uno de los objetivos de la UE “reducir las diferencias” entre los niveles de desarrollo de las regiones dando “una atención particular” a las “regiones septentrionales con una baja densidad de población, las regiones insulares y las regiones de montaña”.

La propuesta de Javier Pomés que aprobó el pleno del Parlamento Europeo el pasado 2 de septiembre por 443 votos a favor, 42 en contra y 30 abstenciones, reclamaba ayudas especiales de los fondos de cohesión europeos y otras excepciones para estos mismos tipos de regiones con el fin de contribuir a paliar los efectos de su posición geográfica sobre su desarrollo económico.

El informe del eurodiputado navarro propugnaba que dichas ayudas o excepciones a las normas del mercado interior, en el que las ayudas públicas están estrictamente prohibidas salvo contadas excepciones, deberían ser permanentes a partir del 1 de enero de 2007.

Este esquema permitiría a las regiones de montaña, que ocupan un 30 por ciento de la supuerficie de la UE, beneficiarse de un porcentaje de ayudas de entre un 5 y un 10 por ciento superior al resto de las regiones, independientemente de la categoría de desarrollo económico en la que estén clasificadas en la actualidad.