Descargas

El Senado aprueba una moción de UPN para que el Gobierno central arregle los barrancos de Azagra

El Gobierno de Zapatero tendrá que asumir el arreglo de los barrancos de Azagra con el fin de mejorar la evacuación de sus aguas y evitar inundaciones en el núcleo urbano. La Comisión de Medio Ambiente del Senado ha aprobado esta tarde una moción de UPN en la que se insta al Ejecutivo central a elaborar y financiar un proyecto que evite desbordamientos de agua por los terraplenes.

La moción, que ha sido defendida por el parlamentario regionalista José Cruz Pérez Lapazarán, ha contado con el apoyo del PP, el voto en contra de PSOE, Entesa, PAR y PNV y la abstención de CIU. Entre los votos negativos se encuentra el del senador y secretario general del PSN, Carlos Chivite.

Los senadores regionalistas han criticado el «interés partidista» de Chivite, quien ha pedido, a través de una enmienda que ha sido rechazada, que el Gobierno de Navarra corra con el gasto. «El proyecto excede las competencias forales, por lo que no entendemos cuáles son las pretensiones del Sr. Chivite al intentar derivar una responsabilidad y una competencia que corresponde al Gobierno central a otras instituciones», han denunciado.

«La Ley de Aguas es muy clara al respecto y los protocolos de colaboración existentes desde los años ochenta así lo han venido manifestando», han agregado.

Asimismo, han destacado que el Gobierno de Navarra, «en una evidente muestra de su compromiso y solidaridad con los habitantes de Azagra, ya ha realizado algunas inversiones puntuales para evitar catástrofes en los días de lluvia o por riadas».

Para la formación regionalista, «el alto coste económico de la canalización y las actuaciones complementarias sobre los cauces de dominio público de competencia del Gobierno lo hacen inasumible para el municipio».

Los senadores de UPN han calificado el rechazo del PSOE a la moción de «inaceptable, insolidario e incomprensible», «sobre todo por parte de quien lidera un partido con responsabilidades de gobierno en la localidad afectada, un comportamiento sectario que deberá explicar a sus propios votantes».