Descargas

El Gobierno central prescinde de Navarra en el proyecto de recrecimiento de Yesa

Los senadores de UPN han denunciado el desprecio con que el Gobierno de Rodríguez Zapatero y la ministra de Medio Ambiente tratan a las instituciones navarras, poniendo como ejemplo el proyecto de recrecimiento de la Presa de Yesa, «en el que se está planificando dentro de Navarra desde Madrid y escuchando sólo a instituciones aragonesas, con oscurantismo y falta de diálogo».

En una pregunta formulada conjuntamente por los cuatro senadores de UPN solicitando información de los «los Planes del Ministerio de Medio Ambiente con respecto al Embalse de Yesa en Navarra», el Gobierno ha respondido por escrito lo siguiente: «En cuanto a la futura revisión del actual proyecto de recrecimiento de la Presa de Yesa, el Ministerio de Medio Ambiente, una vez oídas las instituciones aragonesas, determinará la cota necesaria para evitar la inundación de la población de Sigües y para garantizar las necesidades presentes y futuras del sistema de riego de Bardenas, del abastecimiento de Zaragoza y su entorno y los aprovechamientos históricos del río Aragón en Navarra, atendiendo en todo caso a las necesidades medioambientales».

De la contestación se desprende que con las instituciones de Navarra no se cuenta. Que solo se respetaran los aprovechamientos históricos en Navarra. Que no se tendrán en cuenta los nuevos caudales que se asignaron anteriormente a nuestra Comunidad Foral y que la planificación se hará desde el Ministerio y con la opinión solo de las instituciones aragonesas. Todo ello a pesar de ser una obra que se encuentra físicamente en Navarra, que tiene aportaciones de aguas de ríos de Navarra y que contaba, en el proyecto actualmente aprobado y adjudicada su construcción, con unos recursos hídricos nuevos de 80 hectómetros cúbicos que servirían para 7.00 nuevas hectáreas de regadío.

El Recrecimiento de la Presa de Yesa fue incluido en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro y aprobado por la propia Cuenca a través de sus órganos en los que estaban representadas CCAA, regantes, usuarios y diversas organizaciones. «Contrasta esta forma de actuar con la actual que se realiza desde la Administración central, sin diálogo, sin contar con los usuarios, organizaciones e instituciones de las nueve CCAA que forman parte de la Cuenca del Ebro. Es decir, una planificación sectaria y alejada del tan cacareado talante que predica Zapatero en sus soflamas».

El proyecto actualmente aprobado, adjudicada e iniciada su construcción, fue paralizado por el Gobierno socialista. Este Recrecimiento preveía aumentar la capacidad de Yesa y pasar de 411 Hectómetros cúbicos a 1.525 Hm3. Con dichos caudales Navarra aseguraría los abastecimientos en precario del río Aragón y Ebro y dispondría de 80 Hm3 para nuevos regadíos que servirían para 7.000 has en las Riberas principalmente del río Aragón.