Descargas

Alberto Catalán considera una “aberración humana y política” el encuentro de Carod-Rovira con ETA

El secretario general de UPN, Alberto Catalán, considera “una auténtica aberración humana y política” la actuación del líder de ERC, Josep Lluis Carod-Rovira, quien cree que, al haberse entrevistado con ETA, debe presentar su “dimisión irrevocable”.

Catalán subrayó que “además de que se ha actuado parece ser que con premeditación, nocturnidad y alevosía, lo que en ningún caso cabe por parte de un representante institucional es que se reúna con la banda terrorista ETA”.

Y además, agregó, “parece ser, según algunas informaciones, aunque esperemos que así no sea, para intentar llegar a un acuerdo a la hora de que en la comunidad autónoma de Cataluña no se atentase”, lo que a su juicio, “desde el punto de vista humano” supone “una auténtica indignidad, por lo que supone de insulto a la conciencia y a los seres humanos, fundamentalmente de aquellas personas que han padecido en sus propias carnes la sinrazón terrorista”.

Desde el punto de vista político, calificó la entrevista como “otra aberración, mayor si cabe, porque un cargo institucional no puede actuar de esta forma” y por ello consideró que “no se debe presentar una dimisión al presidente de su comunidad sino que debe ser una dimisión irrevocable, propia de la reflexión de una persona que se considere representante institucional y sobre todo ser humano”.

Entiende también que la actitud del conseller en cap “debe suponer una convulsión importante en la propia Cataluña y sobre todo debe llevar a la reflexión del Partido Socialista sobre si merece la pena seguir configurando un gobierno de una comunidad autónoma con partidos políticos que no tienen ningún escrúpulo a la hora de negociar, de reunirse con una banda de asesinos y de criminales”.

Pese a subrayar asimismo que “a algunos les ha podido sorprender, fundamentalmente a sus socios de gobierno”, Catalán cree que “es evidente que, conociendo la trayectoria de una formación política como ERC, pocas sorpresas cabrían después de los postulados que se han venido manifestando”.

“La sorpresa supuso que el Partido Socialista se ofreciese a configurar un gobierno, en este caso el de Cataluña, con formaciones políticas que siguen optando por el independentismo, por la autodeterminación y sobre todo que defienden postulados totalmente rechazados no solo por la amplia mayoría de los catalanes sino sobre todo también de los españoles”, agregó.