Descargas

UPN critica el apoyo de los grupos nacionalistas a los culpables de la colocación de la ikurriña gigante en San Fermín

El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona considera “positiva” la condena de 5 meses de cárcel contra cuatro de los cinco acusados por boicotear el Chupinazo de 2013 mediante la imposición de una ikurriña, al demostrarse que los hechos son constitutivos de delito y quedar probado el riesgo para la seguridad de las miles de personas presentes en la Plaza Consistorial en ese momento.

Los regionalistas han criticado además “el apoyo que los grupos nacionalistas han dado a los culpables de este hecho, al rechazar condenar su acción, poniendo por tanto por delante de la seguridad y el sentido de los Sanfermines sus obsesiones identitarias y anexionistas”.

Por eso, una vez hecha pública la condena por desórdenes públicos de los culpables del sabotaje, UPN ha exigido a Bildu y a Geroa Bai que, “al contrario que en el Pleno del 5 de septiembre de 2013, donde se trató el tema, condenen ahora unos hechos que la justicia ha confirmado como delito”. En dicha sesión plenaria, tanto Geroa Bai como Bildu votaron en contra de la condena del boicot del Chupinazo, igual que hicieran un año antes al negarse a condenar el boicot del Riau Riau.

“Ya no sirve el decir que no existía ningún problema de seguridad, ni afirmar cínicamente que no el cohete no se lanzó por culpa de UPN. Un juez ha dictaminado que existió un delito, que existió riesgo para la seguridad y, por tanto, que la decisión de retrasar el cohete fue correcta”, han señalado los regionalistas.

Por eso, “una vez constatados todos los hechos, y aunque sólo sea por vergüenza, Bildu y Geroa Bai deberían condenar estos hechos, aunque sea con más de un año de retraso”, han afirmado.

De hecho, “al rechazar la condena de los hechos, Bildu y Geroa ampararon un delito y deben rectificar”, han afirmado.

“La señora Barkos (Geroa Bai) debe rectificar y condenar sin ambages la imposición de la ikurriña para boicotear el Chupinazo y retirar expresiones como ‘vergonzante’ o ‘sainete’, que utilizó para referirse a la moción de condena que presentó UPN”, han exigido.

“Y la portavoz de Bildu, la señora Aranguren, debe rectificar sus palabras al afirmar que ‘no hubo vulneración de la legalidad vigente’ o que el cohete no se lanzó por ‘razones ideológicas sectarias’”, han exigido igualmente los regionalistas.

Según UPN, “los nacionalistas han puesto la ikurriña por encima de la seguridad de los pamploneses y de nuestras tradiciones una vez más y no han tenido el valor ni el sentido de defensa del ciudadano, ni de Pamplona, que se le presupone a un miembro del consistorio”.

El Grupo de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha condenado los hechos y los ha calificado de “lamentable manipulación de nuestras fiestas, y por tanto de nuestro patrimonio, para vender una imagen irreal de Pamplona y alimentar así las obsesiones anexionistas del nacionalismo vasco”. Según el grupo regionalista, “a los nacionalistas no les importó poner en riesgo a miles de personas con tal de atacar la realidad institucional e histórica de Navarra. Una vez más, quedó demostrado que Pamplona y los pamploneses les importan mucho menos que la ikurriña”, han concluido.