Descargas

UPN critica la actitud de ayuntamientos navarros que consienten pintadas de ETA

(UPN/17.10.14) Unión del Pueblo Navarro ha criticado la actitud de los ayuntamientos navarros que han sido requeridos por el Gobierno de Navarra para eliminar pintadas a favor la banda terrorista ETA y no lo han hecho. El Ejecutivo foral va a eliminar las pintadas de Arbizu, Bakaiku, Etxarri-Aranaz, Lesaca y Olazagutía.

Así lo hemos conocido esta semana, tras la sesión del Gobierno foral del miércoles. El martes, 14 de octubre, cumplía el plazo de un mes para proceder a la eliminación de dichas pintadas otorgado a Arbizu, Bakaiku y Etxarri-Aranatz, mientras que en los casos de Lesaka y Olazagutía había finalizado antes. En la noche del lunes al martes se procedió a borrar las pintadas de Alsasua.

El consejero portavoz del Gobierno foral, Juan Luis Sánchez de Muniáin, criticó la actitud de reiteración de estos ayuntamientos “por consentir las pintadas amenazantes y que exaltan a asesinos o humillan a víctimas de terrorismo”, así como que desatiendan los requerimientos de forma reincidente.

Para UPN, resulta inadmisible que ayuntamientos, que representan a todos los ciudadano, mantengan en sus calles pintadas de radicales que fomentan el odio, la violencia y el enfrentamiento y que hagan caso omiso a los requerimientos del Gobierno de Navarra.

Protocolo

Conforme al protocolo firmado hace dos años entre el Gobierno de Navarra y la Delegación del Gobierno, los ayuntamientos deben realizar la limpieza de pintadas. Este acuerdo se tomó tras comprobar la dejación por parte de algunos ayuntamientos de sus funciones, tolerando que pintadas y carteles con alusiones al terrorismo o a terroristas permanezcan en sus municipios.

Los consistorios son, según la normativa actual, las instituciones competentes en la prestación del servicio público de limpieza, en la que se incluye la limpieza de pintadas.

Tanto el Gobierno de Navarra como la Delegación del Gobierno firmaron este protocolo por el interés mutuo de que no existan en las calles y fachadas de los pueblos de la Comunidad Foral pintadas y carteles a favor de terroristas, de organizaciones terroristas o de ensalzamiento del terrorismo, cuya exhibición supone además el menosprecio y la humillación de las víctimas.