Descargas

Salanueva pide al Gobierno que “tome medidas para hacer justicia” con los inversores navarros de fotovoltaica

(UPN/7.2.12) La senadora de UPN, Amelia Salanueva, ha pedido hoy al Gobierno de Mariano Rajoy, acerca del Real Decreto aprobado en 2010 por el que se recortaron las primas a las energías renovables, que “si ustedes no estaban de acuerdo, por coherencia, ahora es el momento de tomar alguna medida al respecto”. “Es posible, no la va descuadrar ninguna cifra macroeconómica y tendrán la oportunidad de hacer justicia, ahora que pueden, con los inversores navarros de energía fotovoltaica”, ha subrayado.

Así se ha manifestado la senadora regionalista durante la celebración del pleno de la Cámara Alta, donde ha señalado que “no compartimos el Real Decreto relativo a la suspensión de las primas por el ataque a las energías renovables y la pérdida de confianza por parte de los inversores”.

Por ello, Salanueva ha preguntado al Gobierno acerca de sus intenciones a propósito de dicho Real Decreto, trasladando así “la preocupación de miles de navarros, propietarios e inversores de placas solares, tras los cambios llevados a cabo por el anterior ejecutivo”. “UPN pretende defender los derechos adquiridos por los navarros que en su día apostaron por la energía fotovoltaica”, ha indicado.

“UPN ha sido tajante contra este Real Decreto, porque supone inseguridad jurídica y pérdida de confianza de los inversores y los mercados, perjuicio irreparable a las renovables y perjuicio irreparable a las familias, inversores pequeños que con sus ahorros invirtieron en instalaciones de pequeña potencia y que económicamente suponen un problema de escasa incidencia”, ha subrayado.

Según datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), de los 4.070 MW de instalaciones fotovoltaicas instaladas en España, solo 130,8 MW, es decir, el 3,2% son menores de 15KW -instalaciones pequeñas y familiares-.

Cada instalación pequeña, ha señalado, “es una instalación fruto del ahorro, del esfuerzo, lejos del otras consideraciones especulativas. Las familias confiaban en el amparo del Gobierno que con una normativa clara les garantizaba una rentabilidad. Han sacado los ahorros de sus planes de pensiones, de sus depósitos bancarios, pensando en el futuro y ahora, en vez de recibir lo estipulado en el contrato, tienen que pagar dinero al banco”, ha explicado.

UPN piensa que “existe margen de maniobra para tomar decisiones que afectarían a la parte más débil, que son las familias, los ciudadanos particulares e individuales, muchos de ellos en Navarra, una comunidad pionera, líder en el sector de las renovables”.

El Gobierno, ha concluido Salanueva, cifró en 2.000 millones de euros el ahorro por la supresión retroactiva de las primas a las renovables, “por lo que teniendo en cuenta sólo a las pequeñas, o sea a ese 3,2% supondría sólo 64 millones de euros, cantidad insignificante en el conjunto pero de gran alivio para muchas familias”.