Descargas

Reflexiones sobre el transfuguismo

María Caballero, Senadora de UPN por Navarra

“Persona que con un cargo público no abandona éste al separarse del partido que lo presentó como candidato”. Esta es la definición de tránsfuga en el Diccionario de la Real Academia Española.

La semana pasada la Concejala de Pamplona,  Cristina Sanz, anunció que se daba de baja de Unión del Pueblo Navarro, partido por el que se presentó a las elecciones en 1999 y en 2003,  para afiliarse  al Partido Popular. Ella no se considera tránsfuga, así que en ningún caso ha pensado dejar su acta de concejal.

Cristina Sanz ha desarrollado toda su vida política en UPN, partido al que llegó con 18 años, seguro que con mucha ilusión y con muchas ganas,  y ha sido dentro de estas siglas y no en otras donde ha tenido la oportunidad y el orgullo de trabajar por su ciudad y de representar a todos los pamploneses. Para bien o para mal,  y sin entrar a valorar sus razones personales ni sus compromisos, la realidad es que ha roto el carnet de su partido y se ha hecho con el carnet de otro partido. En resumen; ha sido una decisión personal, su decisión.
 
Posteriormente a su decisión,  he leído unas declaraciones hechas a este periódico en las que quiere comparar,  para justificar su decisión de irse al Partido Popular, el hecho de que el diputado de UPN; Carlos Salvador, y esta senadora,  hayamos pasado del Grupo Popular al Grupo Mixto. Y dice:  “o somos tránsfugas todos,  o no lo es nadie”.Pues no, todos no somos tránsfugas. Tránsfuga es aquel que mantiene el cargo después de abandonar el partido por el fue elegido. Son muchas las diferencias entre unos y otros. Y como me he sentido aludida, y no es la primera vez que he escuchado semejante argumento en miembros del PP que disfrutan del cargo que consiguieron con UPN, quiero realizar las siguientes reflexiones:

Yo soy senadora por voluntad de mi partido;  UPN. Fueron los órganos del partido quienes primero avalaron mi nombramiento, es decir; antes que la voluntad popular, se manifestó la voluntad del consejo político de UPN.

Cuando surgió la crisis con el Partido Popular,  el Consejo Político de UPN apoyó,  con el 90 % de los votos, la decisión adoptada por el Comité Ejecutivo  de abstenernos en los Presupuestos Generales del Estado. A dicho Consejo Político acudió la Concejala Cristina Sanz,  y no intervino para manifestar su posición, simplemente participó en la votación y, por tanto, se  supone que acataba el resultado. Yo sí intervine,  y dejé clara mi postura a favor de dicha decisión, y dejé todavía más claro (cosa que no hizo ninguno de los que luego se han ido al PP con el cargo bajo el brazo) que si se acordaba otra cosa diferente,  yo acataría la decisión y la defendería en el Senado.

Cuando el PP anuncia que rompe unilateralmente el pacto con UPN, yo no tomo ninguna decisión, yo sigo siendo senadora de UPN por Navarra y es la Ejecutiva de mi partido quien decide que UPN debe salir del  grupo parlamentario popular porque entiende que no puede seguir formando grupo con quien no respeta los pactos ni con quien quiere formar un partido en Navarra para competir con él.. En ningún caso existe una decisión personal, salvo la de acatar las decisiones de mi partido. Así que no todos somos tránsfugas,  a no ser que se considere a UPN un partido tránsfuga.

Entiendo que para Cristina Sanz no debe ser fácil buscar una razón que justifique su actitud,  pero se equivoca totalmente cuando dice  que UPN se ha desvinculado de sus principios y valores. Yo le sugiero que relea despacio la Ponencia Política de principios y valores de UPN que acabamos de aprobar en el último Congreso celebrado en abril al que asistió y en el que tampoco intervino,  y verá como UPN permanece fiel a sus principios desde que se creó hace ya  treinta años. Pero no debemos olvidar que  los valores en política los tenemos que demostrar las personas que integramos el partido y, sobre todo, las que tenemos responsabilidades. Los valores no sólo deben estar en los papeles. Por eso quiero dejar claro que si se produjera esa desvinculación con los principios y valores que defiende UPN y en los que yo creo, yo también me daría de baja del partido y lo haría agradeciendo la oportunidad que me ha brindado de ser senadora y dejando el cargo que no me corresponde.