Descargas

Día Internacional de la Lengua Materna

Carmen González, Portavoz de UPN en la Comisión de Educación del Parlamento de Navarra

En la actualidad, se hablan en el mundo más de 6.000 lenguas que proporcionan a este planeta una diversidad cultural y un conocimiento incomparable, que hace que el idioma sea fuente cultural inagotable. Los idiomas constituyen el pilar básico de la comunicación y son fundamentales para la herencia cultural e histórica de un país.

El español es hoy, con sus más de 400 millones de hablantes, la cuarta lengua más hablada en el mundo, tras el chino, el inglés y el hindi, y todo indica que el crecimiento demográfico continuará a lo largo del siglo XXI. Es el idioma oficial de una veintena de países y una de las tres lenguas que habitualmente se consideran oficiales y de trabajo en múltiples organismos internacionales. En las últimas décadas ha tenido una rápida expansión en los sistemas de enseñanza de todo el mundo, pues es considerada, junto con el inglés, una lengua útil y de futuro, por lo que se ha convertido en la segunda lengua de comunicación internacional.

En España tenemos como lengua común el castellano, así lo reconoce nuestra Constitución, y también la existencia de diferentes lenguas en las Comunidades Autónomas bilingües: Gallego, Catalán y Vascuence. Lenguas minoritarias pero con un gran valor, y que deben ser entendidas como tales.

Unos idiomas que despliegan un gran valor cultural lleno de tradiciones y costumbres que nos hacen descubrir la esencia y la riqueza que posee este país a la par que una pluralidad bien entendida que aporta una singularidad especial a esta vieja piel de toro.

Hoy en día, la bandera del idioma se hace más identitaria si cabe en esta España nuestra, ya que sirve de blasón mal entendido, a mi parecer, confundiendo un idioma y un acervo cultural con una supuesta identidad nacional en un determinado territorio, que no hace sino engullir a sus ciudadanos en discusiones laxas, vacías de contenido, cuando otros apostamos por una lengua que nos haga más iguales a todos y todas, dejando la libertad de cada cual en la elección o no del uso o el aprendizaje de una lengua u otra.

La globalización actual hace que adquieran mayor protagonismo las lenguas con mayor número de hablantes en el mundo, en detrimento de las menos habladas o lenguas minoritarias. Tanto unas como otras tienen un valor significativo. Navarra es un buen ejemplo de ello a través la convivencia de diferentes modelos lingüísticos y con la posibilidad tan rica que tienen los padres de elegir el modelo lingüístico en que quieren que estudien sus hijos e hijas.

El Gobierno de Navarra apostó desde hace años por la existencia de diferentes modelos idiomáticos en las aulas, tratando de dar respuesta a la demanda existente e incorporando otros modelos, intentando adaptarse a este vertiginoso devenir de la sociedad actual. En ese complejo puzzle de letras (A, G, D, TIL…) en que se compone nuestro sistema educativo, los padres, en su derecho de elección de centro para sus hijos e hijas, tema tan discutido últimamente, escogen la opción que creen más adecuada y beneficiosa.

Hoy existe una convivencia normal de diferentes modelos lingüísticos en un mismo centro, lo cual ha aportado un enriquecimiento natural a los estudiantes.

Apostando por una lengua común, el castellano, respetando a la cooficialidad de los idiomas en las diferentes Comunidades Autónomas que así lo expresen y entendiendo el idioma como un valor cultural y de comunicación celebramos hoy el Día Internacional de la Lengua Materna.