Descargas

¿Erri Berri?

Francisco Javier Legaz, portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Olite

(17.12.08) El grupo municipal de UPN quiere denunciar que en el pleno celebrado el pasado día 1 de diciembre se aprobó, por parte del equipo de Gobierno, una moción presentada por NaBai en la que se decidió que el nombre de Olite apareciera oficialmente con su significado en euskera, que es Erri-Berri.

Se sabe que una población romana se instaló en el siglo I en el entorno de Santa María. Alrededor de ella hay abundantes restos romanos y prerromanos, cosa lógica sabiendo que Olite fue cruce de caminos y vía de comunicación de todas las épocas. Olite fue reposo de viajeros, pueblo agrícola, un paraíso que aprovechó el Rey Visigodo Suintila, que fue quien lo fortificó.

Fue entonces él quien reformó el nombre que ya existía; Ologico, Oligitum y decidió ponerle Olite. Olite, situado a la vega derecha del río Cidacos, estaba rodeado de extensos olivares, y con la llegada de los romanos llegaron las vides y los cereales, aunque eso no hizo cambiar que el olivo sea el emblema de este pueblo, que además de darle el nombre también es el emblema de su escudo.

Desde el siglo XIII Olite era conocido dentro y fuera de Navarra por este escudo, en el cual aparece el olivo junto a unas pequeñas estrellas y a una representación que nos dejaron los romanos, que son sus murallas. Olite no tiene ni otro símbolo, ni otro nombre. Oleico fue el primer nombre de Olite, la única realidad que nuestros mayores han conocido y la que a nosotros nos corresponde honrar, preservar y defender.

¿Y por qué Erri-Berri?

Olite no tiene ningún nombre vascongado. Su significado “Pueblo Nuevo” no se corresponde ni se puede identificar con uno de los pueblos más antiguos de Navarra, así que nadie puede llamar así a un pueblo que ni la documentación antigua, medieval o moderna contempla.

Si aceptamos la historia de Olite y su nombre podremos ir en cualquier dirección. Pero no se puede pedir a los jóvenes que estudian, ni a los mayores que leen, ni a los turistas que nos visitan, que acepten lo falso como verdadero. Olite nunca ha sido Erri-Berri. Dejemos pues que ese nombre sea identificativo de nuestro deporte y que así nos dé alguna alegría.

Lo que no ha contado el equipo de gobierno es que en el mismo pleno acordaron captar el mayor préstamo de los últimos años, por no decir el más grande de la historia de este pueblo. El préstamo, para construir un polideportivo, asciende a un total de 2.067.601 euros, cantidad que en tiempos de crisis es alarmante, más todavía teniendo en cuenta que el polideportivo actual fue reformado el año pasado.

Prácticamente el 70% de este dinero va a ser destinado a la construcción del nuevo polideportivo, con el que no estamos de acuerdo, ya que el coste de éste (más de 3 millones de euros) nos parece excesivo.

El resto de obras que se están realizando en este ayuntamiento, como iluminación, ampliación de la Casa Consistorial, del Colegio y del Cementerio, con las cuales sí que estamos conformes, se podían haber ejecutado con el dinero de la venta de terrenos que el ayuntamiento tiene, que asciende a algo más de 1 millón de euros.

Algunas de estas partidas se pueden ejecutar con la adjudicación a los ayuntamientos por parte del Gobierno Central y algunas otras que no se han tenido en cuenta, como la eliminación de barreras arquitectónicas, el ascensor de la Casa de Cultura o el acondicionamiento del Polígono de la Carretera de Beire.