Descargas

Día Universal del Niño

Jesus Pajares, Parlamentario Foral de UPN

¡Hola chavales! Quiero empezar  así en un día dedicado en todo el mundo a vosotros,  escribiéndoos en un lenguaje lo mas sencillo posible para que podáis comprender lo que quiero deciros. Los que podáis leer y entender lo que escribo pensadlo bien y  sacad vuestras conclusiones. Los que sabéis leer pero sois pequeñajos todavía  no os preocupéis porque seguro que vuestros padres os lo explicarán.  

Para que entendáis bien este día os diré que hace muchos años, el 20 de noviembre de 1959, en las Naciones Unidas (ONU), que está en Nueva York y es el lugar donde se reúnen los representantes de todos los países del mundo para intentar arreglar los problemas que existen, se quiso recordar los derechos universales de los niños fijando ese día todos los años como vuestro día, dedicado a recordarnos que los niños del mundo existen, tienen derechos y necesitan de nuestra protección.

Desde entonces, fijaros bien, han pasado los años y desgraciadamente es frecuente observar muchas situaciones injustas e inhumanas de niños que se ven obligados a luchar en guerras, niños desaparecidos, maltratados, sin familia, mal alimentados,  obligados a trabajar, etc. ¿Qué os parece? Mal, ¿verdad?

La ONU intenta evitar, no sé con qué éxito, esas injusticias que existen en el mundo. Nosotros debemos intentarlo también acordándonos de ellos y, no sé cómo, ayudarles, aunque vivimos en una sociedad con tantas comodidades que esto hace que algunos de esos problemas no los veamos tan cerca, no parezcan nuestros problemas. Y eso que, a veces, no están tan lejos. Pero las injusticias siguen y están ahí.

No viene mal que recordemos en un día como el de hoy  que hay niños en el mundo que no tienen posibilidad ni capacidad de disfrutar, no pueden recibir el cariño natural de sus mayores,  o sea, no pueden ser  niños  de verdad.

No debe ser así. Pensemos en una niña o niño cualquiera (Lorea, Ignacio, Nacho, Nachete, como queráis llamarlo), con pocos meses o semanas de vida. Como os ha pasado a vosotros ha necesitado, necesita y seguirá necesitando ayuda y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después de su nacimiento. Al igual que todos los niños debe tener una infancia feliz y gozar de derechos y libertades, debiendo los padres y los políticos reconocer esos derechos y luchar para que se cumplan. Ese niño debe desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente, necesita cariño, comprensión y crecer bajo el cuidado y  responsabilidad de sus padres. Y para ser realmente un niño tendrá  derecho a poder jugar de verdad, él solo o con otros niños, al fútbol, a cualquier otro juego,… o con una simple escopetilla de juguete.

Pensad en todo esto, en que hay otros niños en el mundo que no tienen la misma suerte que vosotros. Y nosotros, los mayores, ¿debemos limitarnos a sentirnos solidarios por un día?