Descargas

UPN propone condenar las acciones de amenaza registradas durante las fiestas de San Fermín de Aldapa

Asimismo, solicita que este rechazo se haga extensivo “a los actos de sabotaje programados y realizados contra instalaciones y otros bienes necesarios para la celebración de los actos festivos, más aún cuando estas acciones se acompañaban de actos de violencia (lanzamiento de piedras, botellas y otros objetos) en medio de una notable presencia de público infantil”.

En la moción se pide también “rechazar de manera especial la difusión del folleto denominado “ALGARADA 2008″ en el que se repetían los escritos, manifiestos y anuncios a favor del terrorismo entremezclados con la alusión a determinada programación festiva”.

Igualmente, la moción solicita que se reconozca “el trabajo y la profesionalidad de las personas integrantes de diferentes grupos folklóricos, musicales y artísticos así como al personal de apoyo necesario para la celebración de los actos de la programación festiva municipal, por saber sobreponerse a las amenazas de estos fascistas y continuar con el desarrollo de las diversas actuaciones”.

Asimismo, a través de la moción se quiere “exigir a las asociaciones como la Comisión de Fiestas del Casco Viejo y Gora Iruñea que han convocado las protestas y boicot a los actos programados por el Ayuntamiento que condenen sin matices los actos de coacción, sabotaje y acciones violentas contra personas y bienes implicados en la realización de la programación municipal, e instarles a hacer público  un pronunciamiento  expreso contra todo acto de exaltación y apoyo del terrorismo realizado con ocasión del transcurso o preparación de las fiestas”.

Finalmente, la moción propone “elogiar el comportamiento de cientos de ciudadanos que han acudido con plena normalidad y alegría a disfrutar de las distintas citas festivas de la programación, dando la espalda así a estos individuos que no admiten otra forma de vivir las fiestas que la que ellos deciden e imponen”.

La denominada Comisión de Fiestas del Casco Viejo así como algunos otros colectivos habían realizado un llamamiento al boicot de los actos festivos programados por el Ayuntamiento como supuesta medida de protesta. Todos los eventos festivos de la programación municipal (incluidos los dirigidos al público infantil) estuvieron rodeados de la acción de  grupos radicales, que amenazaron a las personas que debían trabajar para la celebración de los actos previstos.

Los integrantes de diversos grupos folklóricos, musicales o artísticos también fueron objeto de la coacción fascista de estos individuos, que no admiten otra forma de participar en la calle que la suya propia.

La Policía Municipal constató acciones violentas (lanzamiento de piedras, botellas) para impedir la celebración de espectáculos o sabotear la quema de fuegos artificiales o el torico de fuego, dirigido a los más pequeños. Además, con ocasión de las diversas celebraciones festivas se han arrojado octavillas de apoyo a presos de ETA, y días antes del comienzo de las fiestas se envió a los domicilios del Casco Antiguo un folleto repleto de mensajes y escritos de homenaje y exaltación de terroristas intercalados con anuncios y manifiestos firmados por asociaciones y organizaciones relacionadas con la Comisión de Fiestas del Casco Viejo.