Descargas

De deudas, huchas y otras cuentas villavesas

Grupo Municipal de UPN en Villava

Ya se han aprobado los Presupuestos del Ayuntamiento de Villava. Presentados tarde, explicados mal y negociados, nada. Han sido aprobados por NaBai, PSN e IU, el famoso “tripartito” que tan malos resultados está dando en otros ayuntamientos de la Comarca. UPN no ha tenido más remedio que votar en contra, a pesar de los esfuerzos realizados, debido al alarmante estado en el que estos presupuestos van a dejar a Villava. Con la deuda viva del pueblo en más de cuatro millones de euros se alcanza un nivel de endeudamiento que ha llegado al límite de lo permitido, pero lo más grave viene en el estado del remanente de tesorería, que se queda en apenas 163.000 euros. Esta es la hucha de la que dispone Villava para gastos, pero con esta cantidad apenas alcanzará para comprar un regaliz cuando, tal y como ya hemos avanzado en muchas ocasiones, no se consigan ejecutar los ingresos presupuestados, claramente ficticios e inflados. Conclusión, Villava está a un paso de la bancarrota.

Desde NaBai se nos acusa una y otra vez de no decir la verdad, de boicotear los presupuestos por motivos políticos y afirman que, cuando nosotros dejamos la alcaldía, el año pasado, la deuda viva era exactamente la misma. Esta última afirmación es cierta. Pero lo que no cuentan desde NaBai es que, cuando nosotros dejamos la alcaldía, las cuentas estaban perfectamente saneadas, porque teníamos un remanente de tesorería, una hucha por así decirlo, de 1.200.000 euros. Esto nos permitía hacer frente a cualquier imprevisto, como el no vender una propiedad municipal por lo que se había presupuestado, justo lo contrario de lo que va a pasar ahora con el tema anteriormente mencionado de los ingresos.

¿Por qué dejó UPN una deuda viva de cuatro millones de euros? Porque en más de 12 años de alcaldía, Villava ha asumido los retos del futuro, se ha modernizado y ahora parece otra. La variante, el polideportivo, las piscinas cubiertas, la peatonalización de la calle Mayor, la reforma de la Plaza Consistorial, urbanización del cementerio…  todas estas son obras que se han acometido a lo largo de nuestros doce años de gobierno. Y todas ellas se han realizado contando con un amplio consenso en el Ayuntamiento, aunque el grupo de Eusko Alkartasuna, ahora integrado en esa unión de partidos que es NaBai, votara casi sistemáticamente que no a todo. (Es curioso cómo se ven de diferentes las cosas cuando se llega al poder, ¿no?).

En un año que lleva NaBai al frente del Ayuntamiento de Villava, la tesorería se ha visto reducida en más de un millón de euros. Esto es algo alarmante. ¿En qué se ha gastado el Ayuntamiento un millón de euros? Porque si hay algo destacable en este año de legislatura es que no se ha hecho nada. Nada. Perdón, algo sí. Algo importante en lo que se ha ido una parte importantísima de nuestro dinero, y, por lo que se ve, más que se va a ir. La ikurriña. ¿Cuánto ha costado colocar el mástil? ¿Cuánto ha costado el juicio, cuyas costas tiene que pagar el Ayuntamiento de Villava por incurrir en una acción ilegal? ¿Cuánto va a costar el anunciado recurso? ¿Quién lo va a pagar? ¿De dónde va a salir ese dinero? Suponemos que la intención del alcalde será pagar a cuenta del menguadísimo remanente de tesorería, pero eso no está incluido en los presupuestos que se aprobaron la semana pasada. Y cuando no quede dinero para nada más, cuando no se puedan, quizá, ni pagar las nóminas, cuando no se puedan arreglar las calles, cuando no se puedan ni cambiar las bombillas, en una palabra, cuando se paralice nuestro municipio, ¿qué explicaciones nos dará el alcalde? ¿Cómo justificará el gasto de la ikurriña? ¿De dónde sacará el dinero? Se ha gastado todo el dinero de la hucha que tan prudentemente había ahorrado UPN…

Y entonces… ¿qué?