Descargas

¿Qué hago yo aquí?

Reconozco que la invitación me llenó a la vez de orgullo y de vértigo. Fue algo más bien inesperado. Pero ahora, cuando ya ha transcurrido un mes, envuelta en el fragor de la campaña, corriendo de un pueblo para otro, tengo que reconocer que me ilusiona y me anima el hecho de que me hayan elegido para representar a Navarra y a los navarros en Madrid. Es un reto y una oportunidad. Os adelanto que trabajaré con entusiasmo en esta tarea que se me encomienda.

Aunque nunca había formado parte de ninguna candidatura ni había trabajado en tareas internas del partido, me siento casi una veterana en la política. Primero, por mis vivencias familiares, segundo, por mi trabajo de funcionaria en el Ayuntamiento de Pamplona, donde llevo ya veinte años. Y por último, debido a mis actividades de estos últimos años, relacionadas siempre con la defensa de las libertades frente al terrorismo.

A raíz del asesinato de mi padre hace diez años, procuré asumir como un compromiso personal la defensa de los valores y principios que él defendió hasta su muerte. En ese sentido, no puedo decir que su muerte no me haya marcado. Pero también me ha marcado su vida: su compromiso con cualquier causa justa, su capacidad de entrega a los demás. Pienso que mi presencia en la candidatura al Senado tiene algo de relevo, de tomar el testigo que a él le arrancaron de una forma brutal. Espero no defraudar a nadie en esta nueva etapa que se avecina.