Descargas

UPN de Barañáin pide en el pleno la dimisión del alcalde (NaBai)

(DDN/1.2.08) El pleno del Ayuntamiento de Barañáin evidenció ayer, como viene ocurriendo desde las elecciones, la difícil gobernabilidad del tercer municipio navarro y las discrepancias entre grupos políticos. Los nueve ediles de UPN presentes en la sesión abandonaron el salón de sesiones al impedir el alcalde, Floren Luqui (NaBai), que se debatiera una enmienda que habían presentado para reducir los gastos municipales y poder hacer frente a unas obras en la avenida de los Deportes.

La polémica surgió cuando el alcalde planteó al pleno una modificación presupuestaria para acometer las obras. El portavoz de UPN presentó su enmienda, que aseguró que estaba informada "verbalmente" por el interventor. Reclamó que éste pudiera explicar su viabilidad y que después se votara. Al parecer, tenía el apoyo de los socialistas, lo que hubiera posibilitado que prosperase. Enseguida el alcalde, Floren Luqui, anunció que retiraba el punto y dejaba, por tanto, sin efecto la moción. La maniobra fue vista como una "cacicada" por UPN.

Acusaron, además, a NaBai, de mala gestión. "Ha prorrogado unos presupuestos que son un desastre, sobre unos ingresos ficticios basados en licencias y ventas que no se van a dar y nosotros lo que hemos hecho ha sido recortar los gatos para mantener la viabilidad", explicó Mendive. Tras el pleno, defendió su derecho político a presentar sus iniciativas. PSN defendió el derecho a presentar enmiendas e IU reclamó que se cumplieran los procedimientos habituales.

Ante las diferencias, en la sesión sólo salió adelante una modificación para dotar de un aula de informática al club de jubilados. También una modificación de la plantilla en contra del criterio de la secretaria. NaBai la apoyó porque "cumplía el convenio".