Descargas

De falsedades

Jaime Ignacio del Burgo, Diputado de UPN

En 2005, la Guardia Civil elaboró un documentado informe en el que concluía que el Partido Comunista de las Tierras Vascas no era otra cosa que una tapadera de Batasuna para eludir su ilegalización. El Gobierno ocultó la existencia de este informe y afirmó que no se podía evitar su presencia electoral en las elecciones vascas por carecer de pruebas suficientes.

El 28 de febrero de 2007, en la sesión de control al Gobierno del Congreso de los Diputados, interrogué al ministro del Interior sobre la relación del PCTV con Batasuna. El Sr. Pérez Rubalcaba me contestó que el informe de la Guardia Civil de 2005 había quedado invalidado por otro de la Policía de 2007 –”que es más actualizado”- que ponía de manifiesto que no había pruebas para su ilegalización.

Volví a la carga en otra sesión de control el 8 de abril de 2007 y señalé si no era suficiente prueba que un presunto etarra estuviera a sueldo del Partido Comunista de las Tierras Vascas del que cobraba 2.450 euros. Me refería a un tal Lezcano, “el hombre del paraguas”, llamado así por ser la persona que protegía de la lluvia a Arnaldo Otegui cuando todavía era un hombre que hacía meritorios esfuerzos por la paz (la frase es de Zapatero) en un mitin celebrado por Batasuna el 3 de diciembre de 2006. En su respuesta, el ministro del Interior tiró balones fuera al tildarme de “reportero de éxito”, de “novelista fantástico”, de “urdidor” de no se qué teoría de la participación de ETA en el 11-M y de utilizar el terrorismo contra el Gobierno. Pero por supuesto nada dijo sobre esta prueba de cargo tan contundente.

Poco después formulé una pregunta para su respuesta por escrito al ministerio del Interior solicitando me confirmara si era cierto que más de una veintena de cargos de Batasuna en Guipúzcoa estaban a sueldo del PCTV que cotizaba por ellos a la seguridad social. El Gobierno prefirió, en esta ocasión, para no cometer un delito de falsedad, acogerse al secreto sumarial.

Un buen día, ya en vísperas electorales, nos encontramos con la sorpresa de que la Policía ha “descubierto” las conexiones entre el PTCV e incluso ANV con ETA-Batasuna (negadas hasta ahora como prueba suficiente). La Policía en unos meses rectifica sus anteriores informes que habían servido de coartada al Gobierno para eludir el deber de instar la ilegalización del PCTV. De no haberse plegado a una actuación tan torticera ordenada por el Gobierno para proteger su proceso de paz ni los fantasmagóricos comunistas de las tierras vascas ni ANV habrían estado presentes en proceso electoral alguno.

Un destacado dirigente socialista navarro, que se oponía a la ilegalización hasta no hace mucho porque el Estado de Derecho no lo permitía, ha declarado que el Gobierno tan pronto como ha obtenido pruebas bastantes las ha puesto en conocimiento de la Justicia e instado la ilegalización de ambas formaciones, desmintiendo así las “falsedades” de la oposición.

Conste que el día en que quien sea –Garzón o el Tribunal Supremo- ejecuten la ley que debió de ser aplicada para impedir al PCTV presentarse a las elecciones vascas y a ANV a las autonómicas y municipales aplaudiremos con entusiasmo, pero no podemos olvidar que durante tanto tiempo no sólo hemos predicado en el desierto sino que hemos tenido que pasar por mentirosos. “¡Manda güevos!”