Descargas

Del Burgo participa en el homenaje a Gabriel Cisneros con un discurso en el Congreso

(UPN/21.11.07) Jaime Ignacio del Burgo ha participado esta mañana en el homenaje que el Congreso de los Diputados ha rendido a Gabriel Cisneros, ex dirigente del Partido Popular y ponente constitucional que falleció el pasado 27 de julio. En su intervención ha destacado el interés de Cisneros por Navarra y cómo la incorporación de ésta a la corona española era su momento histórico preferido.

En una de las disposiciones del Congreso conocida como “sala de columnas” donde se han congregado portavoces y diputados de distintos grupos parlamentarios, el diputado de UPN ha pronunciado un discurso en memoria de Cisneros, a quien conoció en las Cortes Constituyentes: “Éramos muy jóvenes y veníamos cargados de ilusión y de esperanza. Queríamos construir un futuro de paz, de convivencia pacífica, una España libre de extremismos, donde todo pudiera ser defendido sin más armas que las del razonamiento y la palabra. Intuíamos que íbamos a cerrar –o al menos eso creíamos- una etapa negra de la historia de España”, ha recordado.

Del Burgo ha subrayado la “comprensión” y “afecto” de Cisneros hacia Navarra: “Al igual que los demás ponentes de UCD, nos ayudó a defender la libertad de nuestra tierra, amenazada ya por el terrorismo de ETA y el acoso del imperialismo nacionalista. Y cuando, terminaron las tareas constitucionales, pudimos volver a Navarra con la satisfacción del deber cumplido y obtuvimos el refrendo del pueblo navarro. Hoy Navarra sigue siendo, como antaño, una Comunidad orgullosa de su foralidad histórica y comprometida con el proyecto común de España”.

El diputado regionalista también ha relatado cómo, días antes de su muerte, Cisneros respondía ante una pregunta sobre su momento preferido de la historia de España: “el 1512, la incorporación de Navarra a la Corona española”. Del Burgo ha definido a Cisneros como “un hombre valiente”, que “se distinguió por su permanente voluntad de encuentro” y “la defensa firme y eficaz de los principios y valores fundamentales”, y que, tras ver los ojos a la muerte cuando ETA quiso secuestrarle para hacer chantaje al Estado, demostró que “prefería morir de pie a vivir de rodillas”.

Sobre su trabajo conjunto en los inicios de la democracia, Jaime Ignacio ha recordado que hicieron “del consenso algo más que un método para alcanzar acuerdos. Lo convertimos en un valor fundamental sobre el que había de construirse el edificio constitucional de la nueva España de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Algo que deberá estar siempre presente a la hora de hablar de posibles reformas de la Constitución”.