Descargas

El nuevo Centro de Radioterapia del Hospital de Navarra atenderá a 130 pacientes diarios

(DDN/23.10.07) El nuevo Centro de Radioterapia del Hospital de Navarra entrará en funcionamiento el próximo lunes, equipado con tecnología de última generación y diseñado para atender a todos los pacientes de la Comunidad Foral que padezcan patologías tumorales susceptibles de ser tratadas con técnicas de radioterapia. El nuevo centro atenderá a 130 pacientes diarios frente a los 90 de la actualidad.

El nuevo Centro de Radioterapia, ubicado en el perímetro del Hospital de Navarra, ocupa una superficie de 4.100 metros cuadrados (diez veces más que el espacio dedicado a estos fines hasta ahora) y atenderá a 130 pacientes diarios (en la actualidad son 90, lo que significa que el centro multiplicará por 1,5 la capacidad actual de tratamiento).

El 60 por ciento de los pacientes de cáncer necesita recibir radioterapia en algún momento del proceso de su enfermedad y este nuevo centro dará tratamiento a unos 1.500 pacientes al año, de los que 1.200 reciben radiación externa, la más habitual, y otros 300 podrán recibir tratamiento de braquiterapia y otras técnicas.

También habrá radiocirugía, en la que la radiación opera como un bisturí sobre la zona enferma; radioterapia intraoperatoria, que se aplica durante una intervención quirúrgica convencional a cuerpo abierto; braquiterapia, que consiste en situar las fuentes de radiación cerca o en contacto con el tumor, mediante sondas y otros procedimientos que pueden requerir cirugía; y la radioterapia con «semillas», técnica utilizada contra el cáncer de próstata y que consiste en implantar unas diminutas fuentes (isótopos) radiactivas en el órgano dañado para mantener controlada la evolución del tumor.

Los equipamientos

Para ejecutar estos tratamientos, el nuevo Centro de Radioterapia cuenta con tres búnkeres equipados y dotados de aceleradores para radiaciones, y un cuarto búnker previsto para una futura ampliación de estos equipos. Estos búnkeres están blindados, por razones de seguridad, por muros de hormigón de alta densidad de un grosor superior a los 1,5 metros (en los cuatro búnkeres se emplearon 16.000 toneladas de hormigón).

También hay un equipamiento de simulación dotado de un TAC y de un simulador. La simulación es una fase previa y necesaria de la preparación y planificación del tratamiento. En esta fase se establece mediante toma de imágenes del organismo las dimensiones y características del tumor que va a ser tratado y se fijan los vectores y las dosis de radiación que le son aplicables. Es una fase en la que oncólogos y radiofísicos trabajan en colaboración para preparar el tratamiento que tendrá lugar a continuación.