Descargas

La Navarra que no quiero

La Navarra que utiliza la lengua como vehículo de adoctrinamiento nacionalista

La Navarra que acepta que se multe a quien rotule su establecimiento en castellano

La Navarra que fomenta la delación anónima entre sus ciudadanos para que se sancione
al que no habla una determinada lengua

La Navarra que admite una historia oficial falsa de su propia personalidad como
comunidad diferenciada

La Navarra que está dispuesta a renunciar a su propia personalidad histórica por la
expectativa de una poltrona

La Navarra que prefiere odiar a España en vez de valorar los lazos que nos unen a los
otros españoles

La Navarra que basa su bienestar en el pensamiento nacionalista obligatorio

La Navarra que prefiere diluir su realidad institucional en un proyecto político sin
diseñar

La Navarra que concentra esfuerzos estériles en reivindicar identidades étnicas  que
nunca forjaron comunidad política alguna

La Navarra “esencialista” y miedica, que impide el mestizaje de culturas

La Navarra que sólo ve lo negativo de las sociedades abiertas

La Navarra que olvida el pasado

La Navarra que admite niños terroristas que destrocen tumbas de héroes nacionales

La Navarra que no admite la libertad de expresión

La Navarra del árbol y las nueces
La Navarra que respeta más la opinión amenazante del  matón que la voz reconciliadora
de sus víctimas

La Navarra consumista y burguesa que sólo se moviliza para defender sus privilegios
La Navarra que sólo se reconoce cuando se opone a algo

La Navarra que cree que todo está hecho

La Navarra que cree que no hay nada más que mejorar

La Navarra relajada, y sobrealimentada, que no se esfuerza por progresar

La Navarra que no cree necesario innovar y cambiar

La Navarra que no sabe integrar a los que vienen de fuera

(La Navarra que no sabe, siquiera,  donde están enterrados los monarcas más relevantes
del Antiguo Reyno de Navarra)

La Navarra que no sale al exterior

La Navarra que no se muestra amable y respetuosa con el vecino