Descargas

¿Cesiones políticas o compromisos insuficientes?

– Aceptar sentarse a la mesa de Batasuna sin tener verificada la intención de dejar de matar.

– Aceptar sentarse a la mesa con Eta teniendo la certeza de que no existía intención alguna de dejar de matar.

– Mentir a la sociedad diciendo, como dijo Rubalcaba, que 3 informes policiales habían verificado la intención de Eta de dejar de matar (¡qué sarcasmo!) para iniciar el diálogo con los terroristas.

– Cometer la indignidad política de querer engañar a la sociedad española, ocultando la gravedad de las acciones de rearme de la banda, desde el principio de esta nueva tregua trampa y minimizar los constantes mensajes amenazantes de los batasunos, la extorsión a empresarios, el terrorismo callejero, etc…

– Negar desde el principio la eventualidad mas que plausible de que Eta hubiera sido quien quemó la ferretería de los Mendive, hasta que ésta reconoció que lo había hecho (¡qué vergüenza!)

– Dejar sin efecto el Pacto por las libertades y contra el Terrorismo, como condición política previa para obtener el apoyo parlamentario de ERC (el amigo político de Eta) en Cataluña y en Madrid. ¿Recuerdan el Pacto del Tinell?

– Dejar encima de la mesa todos los informes policiales, de la guardia civil y de la Policía Francesa que alertaban sobre el rearme de Eta.

– Llevar al Parlamento de Bruselas, este vergonzante proceso internacionalizando el conflicto como siempre ha pedido Batasuna-Eta.

– Realizar declaraciones como las que ha venido haciendo el Presidente: reconociendo el derecho de decidir de los vascos y admitiendo que se debía buscar un nuevo marco de relaciones políticas (declaración del zaguán del Congreso de los Diputados), calificando los asesinatos de Eta como “trágicos accidentes mortales” (expresión que aún no ha rectificado por cierto), no dar por roto el proceso de negociación un día después de los asesinatos de la T-4, y sólo suspenderlo a la espera de lo que le dijeran sus interlocutores y los terroristas.

– Mantener (negándolo públicamente), a través del PSE y el PNV la línea de contactos con Eta después de los asesinatos de la T-4, que según la banda no suponen la ruptura del Alto el Fuego.

– Echarle toda la  culpa al PP y a la AVT del atentado de la T-4 porque no habrían sido capaces de dejarle al gobierno que cumpliera los compromisos que, según la banda, habría adquirido con ella, por la presión insoportable y las macromanifestaciones en contra del proceso que habrían han impedido pasos más decisivos del gobierno.

– ¿Es también una cesión o un acuerdo cumplido con la banda el no haber querido informar de primera mano a UPN en todo este tiempo ni querer recibir ni escuchar al Presidente del Gobierno de Navarra en todo este proceso?. No quiero ni pensar en que ZP hubiera aceptado impedir que se visualice públicamente la existencia diferenciada de nuestra Comunidad Foral frente a la entelequia euskalherríaca.

– ¿Forma parte de estas cesiones, el nombrar un candidato del PSN para las Elecciones Forales, que sea permeable, dócil, y que acepte de antemano la apuesta política de compartir el “poder” con los nacionalistas de todo cuño?

– Por cierto si el comunicado de Eta debemos creérnoslo, cuando en él se habla del incumplimiento por parte del gobierno ZP de unos compromisos previos adquiridos con Eta, ¿a qué otras cesiones además de las que yo planteo se pueden estar refiriendo? ¿No sería aconsejable que el gobierno nos dijera toda la verdad sobre las negociaciones políticas fallidas, antes de que lo haga la propia banda cuando a ésta le interese?

¿Me dejo algo?…
¿Se acuerdan del  “nos merecemos un gobierno que no nos mienta”?. Pues eso.