Descargas

“Los navarros estamos orgullosos de nuestra identidad y deseamos vivir en libertad”

Con motivo del Día de Navarra, UPN leyó en Tudela un manifiesto en el que pone de relieve la presión del mundo nacionalista cada vez más asfixiante sobre la Comunidad Foral y denuncia la falta de claridad de Zapatero respecto al futuro de Navarra y a los pactos a los que está dispuesto a llegar tras las elecciones de mayo de 2007.

Manifiesto completo:

Como no podía ser de otra manera en un partido como UPN y en sus jóvenes, cuyo principio es la defensa de la Identidad de Navarra y que representan el sentir mayoritario de los ciudadanos navarros en general y de los jóvenes navarros en particular respecto al presente y al futuro de Navarra como comunidad propia y diferenciada, nos sumamos a la celebración del Día de Navarra a través de este acto sencillo en el que queremos reafirmar nuestro compromiso con esta tierra.

Para nosotros el Día de Navarra es un buen momento para reflexionar sobre la situación actual de la Comunidad Foral, sobre sus retos de futuro y para reafirmarnos en cuestiones tan importantes como su identidad.

El Día de Navarra se presenta este año en un contexto especial marcado por muchos factores, entre otros, por la tregua de ETA, la presión pocas veces tan asfixiante como ahora del mundo nacionalista sobre Navarra y el proceso de negociación política con los terroristas emprendido por el presidente Rodríguez Zapatero y el PSOE, de la mano de quienes pretenden romper este país e involucrar a Navarra en una aventura en la que no queremos embarcarnos. Dicha situación se afronta además en el peor escenario posible, con un Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo, que tan buenos resultados ha dado en la lucha contra ETA, hecho añicos por Zapatero y el consecuente rechazo del principal partido de la oposición y de las víctimas del terrorismo que no comprenden que un gobierno democrático se empecine en no buscar el consenso y el acuerdo con quienes defienden el marco constitucional que nos hemos dado todos los españoles y esté negociando cuestiones políticas con una banda de asesinos y quienes les amparan. Éstos, lejos de mostrar el más mínimo arrepentimiento y voluntad inequívoca de abandonar las armas, se reafirman en los métodos violentos y siguen empeñados en exigir la autodeterminación y Navarra.

La libertad de Navarra ha estado pocas veces tan amenazada como ahora ya que, a las exigencias irrenunciables de los terroristas, envalentonados por la actitud débil, condescendiente y flexible del gobierno central, se añade en este momento y sobre el horizonte más inmediato un grave riesgo: la falta de claridad del presidente Zapatero y del PSOE en Navarra respecto a lo que quieren para el futuro de la Comunidad Foral y a los pactos a los que están dispuestos a llegar tras las elecciones de mayo de 2007.

A los terroristas los padecemos, de los nacionalistas vascos sabemos cuáles son sus pretensiones, el problema, la gran inquietud, es conocer las intenciones de Zapatero y el PSOE a nivel nacional, porque ellos son los que decidirán; no decidirán en Navarra, decidirán en Madrid. Con ello, no estamos afirmando que el PSOE defienda la integración de Navarra en Euskadi, ni mucho menos, pero todos conocemos las consecuencias de los acuerdos de gobierno a los que ha llegado el PSOE con los nacionalistas en Comunidades como Cataluña o Galicia, donde los rasgos identitarios se absolutizan y donde los supuestos derechos territoriales se imponen sobre los derechos sociales y de las personas.

Sólo exigimos algo elemental, algo que demandan los ciudadanos navarros: claridad. La sociedad navarra siempre ha tenido claro lo que hemos sido, lo que somos y lo que queremos seguir siendo en un futuro. Por eso, no va a  consentir que nadie juegue con ello, en virtud de estrategias políticas y partidistas y, lo que es peor, de planteamientos puestos encima de una mesa negociadora que pretende violentar y suplantar las instituciones navarras.

Hoy, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, está en Burlada. Maldita coincidencia, se reúne en la casa de cultura, un espacio público que el Alcalde del PSOE cedió con consentimiento expreso hace una semana a los amigos de ETA, a la ilegalizada Batasuna, sin que nadie, ni siquiera el delegado del Gobierno en Navarra, hiciera nada por impedirlo. Les adelanto que dirá algo similar a los habituales eufemismos y frases ambiguas que estamos acostumbrados a escuchar y en los que el PSOE se refugia para no hablar claro a los navarros, para ocultar que se quiere otra cosa o mantener una ambigüedad calculada, e incluso, interesada.

Mientras tanto el propio Zapatero sigue sin explicar con rotundidad cuestiones sobre las que no se quieren pronunciar en Madrid, o si se pronuncian, es para contradecir al PSOE de Navarra, como, por ejemplo, qué se está hablando de Navarra en las conversaciones, puesto que cada día se demuestra más que Navarra está sobre la mesa; así lo afirman desde ETA, los que se sientan en la misma mesa con el PSOE de Euskadi. También debe explicar si se piensa conformar un órgano común permanente con la CAV que encierre tras de sí una maniobra para satisfacer a los terroristas y que sirva para diluir Navarra en Euskadi alcanzando sus objetivos; y si se va a pactar con los nacionalistas vascos. Creemos, insisto, que los ciudadanos deben saber con absoluta claridad, antes de las próximas elecciones, si el PSOE va a pactar con los nacionalistas para alcanzar el poder en Navarra y así poder conocer, sin posibilidad de engaños, adónde van a ir sus votos.

Queremos decir pública y abiertamente, sin ningún tipo de miedo, duda o complejo, que tenemos que estar orgullosos de Navarra, como rezan las camisetas que llevan puestas estos jóvenes. Una Comunidad que nos ha permitido a todos progresar en democracia y en libertad, una libertad sólo condicionada y limitada por la acción de los violentos y de quienes, mediante el terror, el chantaje y la coacción, quieren imponer sus ideas. En UPN, como demócratas, ansiamos esta libertad para que los navarros podamos seguir siendo nosotros mismos, con nuestra manera de ser, de sentir, de pensar y de vivir, sin coacciones ni imposiciones de nadie; libertad para poder opinar sin miedo al tiro en la nuca; libertad para poder seguir decidiendo nuestro futuro, libertad para seguir progresando y desarrollando nuevos proyectos, sin políticas excluyentes y con la solidaridad, el trabajo, el esfuerzo y la creatividad de todos. Una labor en la que los jóvenes deben estar e implicarse.

UPN reivindica en el Día de Navarra lo que la mayoría de ciudadanos quiere: una Comunidad orgullosa de su identidad, firme en su proyecto institucional diferenciado amparado en el Amejoramiento y en la Constitución Española, abierta los demás, que quiere vivir en libertad para seguir progresando.

Pero además, demostramos con hechos y no con palabras nuestro compromiso con el progreso social y económico de la sociedad navarra. Hoy, Navarra es una de las Comunidades más avanzadas, modernas e innovadoras, con las menores tasas de paro y con una sanidad, educación y prestaciones sociales muy bien valoradas por sus ciudadanos.

En Navarra incrementamos las pensiones mínimas de viudedad, impulsamos una nueva ley que mejora la calidad de vida de personas dependientes y discapacitados, garantizando las prestaciones sociales, tenemos el mayor índice de VPO por habitante, fomentamos la tolerancia cero con la violencia de género, e integramos a los inmigrantes porque son una solución y no un problema.

Promovemos también la igualdad de oportunidades y el equilibrio territorial impulsando modernas vías y ejes de comunicación, implantando las nuevas tecnologías, creando infraestructuras  para generar desarrollo económico y empleo o invirtiendo en I+D.

La buena situación económica y social de Navarra, así como la estabilidad institucional y la solidez que proporcionan a la Comunidad Foral el actual gobierno formado por UPN y CDN, se pueden quebrar si después de las próximas elecciones hay un gobierno de nacionalistas con socialistas e independistas, que no creen en el Amejoramiento y en la identidad de Navarra, ni pueden aportar un proyecto cohesionado y eficaz para continuar progresando.

Por eso, hoy más que nunca debemos estar unidos, porque hoy, más que nunca, nos sentimos orgullos de Navarra.

Finalmente, hacemos un llamamiento a la participación de todos los navarros en los múltiples actos programados por el Gobierno de Navarra para celebrar el Día de Navarra y la Clausura del V centenario de San Francisco Javier.