Descargas

“Los insultos del PSOE evidencian que este partido no es alternativa en Navarra”

  • Del Burgo asegura que los insultos de Blanco son consecuencia de su falta de proyecto para Navarra

El secretario general de UPN, Alberto Catalán, ha respondido a los insultos y descalificaciones que los socialistas dedicaron a la formación regionalista este domingo en los discursos del Día de la Rosa. "Los insultos del PSOE, en especial de José Blanco, aunque con el acompañamiento especial y generoso de Chivite, evidencian que este partido no es alternativa en la Comunidad Foral", ha señalado.

Para Catalán, en la celebración del Día de la Rosa "sólo hubo espacio para el ataque más furibundo y la crítica más feroz y despiadada, pero no se habló nada de lo que interesa y preocupa a los ciudadanos navarros, en una muestra clara de que esta tierra poco o nada importa al PSOE".

"El comportamiento de los dirigentes socialistas fue vergonzoso y decepcionante, hicieron gala de un radicalismo verbal y de un comportamiento rancio inigualable, y quienes asistieron presenciaron una carrera cruel por ver quién profería el insulto más atroz", ha agregado.

Según el secretario general de UPN, "el Sr. Blanco y el PSN han perdido una buena oportunidad para, por ejemplo, dar explicaciones a los ciudadanos navarros por la falta de inversión del Estado en Navarra, ya que en estos momentos no hay ni una sola obra en nuestra Comunidad que cuente con financiación del Gobierno del PSOE".

"La falta de iniciativa y propuestas del PSOE en Navarra es preocupante", ha proseguido. "Sólo Miguel Sanz ha hablado de mejoras sociales para las personas en situación de viudedad, las familias, las personas dependientes, los jóvenes, discapacitados y los colectivos más desfavorecidos, así como de extender las nuevas tecnologías a todos los ciudadanos, impulsar la televisión digital, ejecutar las autovías o rebajar los impuestos, y eso los navarros lo saben".

Respecto a las acusaciones de Chivite, ha manifestado que "el abuso de poder, la corrupción y los chanchullos han pasado a mejor vida en Navarra desde que el PSOE dejó el Gobierno, porque todos los que utilizaron su cargo en beneficio propio están pagando por ello".

Catalán ha señalado que "lo único positivo que los socialistas pueden extraer del encuentro de Mendavia es que cada uno cumplió el papel que se le presuponía: Blanco, el de insultar y faltar al respeto a una gran mayoría de ciudadanos navarros, y Puras y Chivite, el de claudicar ante Ferraz, primando la estrategia impuesta por Blanco y Zapatero por encima de lo que conviene a los navarros y manteniendo una calculada falta de claridad respecto a los pactos postelectorales y al futuro de Navarra en la negociación abierta por su partido con los terroristas".

"Para semejante escenificación, no era necesario que el Sr. Blanco hiciera este viaje a Navarra", ha concluido.