Descargas

Alicia en el País de las Maravillas

Carlos Salvador, diputado de UPN

El primer artículo se refiere a la columna vertebral de Navarra, que representan Ciaurriz y Cabases, columna con algo de lumbago posiblemente. Entre otras increíbles cosas que dicen en el artículo no puedo pasar por alto la cita textual siguiente: «Sin la iniciativa y/o respaldo nacionalista, Navarra podría carecer y aun carecería de la Autovía del Norte y de Sakana,…, Canal de Navarra (algún día se reconocerá qué importante fue la insistencia de los nacionalistas para evitar un Embalse de Itoiz sin Canal de Navarra)…», y digo yo que es posible que algún día se reconozca semejante patraña si alcanzan el Gobierno y cambian la Historia, grande y pequeña, como ya están acostumbrados a hacer allá donde gobiernan.

Hasta entonces sólo puede acreditarse que en los últimos años los nacionalistas en Navarra no han hecho nada, absolutamente nada, a favor del Embalse de Itoiz y del Canal de Navarra, ni juntos ni por separado; y si algo han hecho ha sido buscar todas las artimañas posibles para su paralización, retraso y entorpecimiento. Las hemerotecas rebosan noticias de prensa donde seguir el papel de cada uno en esta trascendental obra pública para Navarra.

En cuanto a la segunda perla periodística de la pasada semana, es decir, el artículo de nuestro Delegado del Gobierno socialista Vicente Ripa, donde se explaya sobre todo lo que no hizo el Gobierno anterior con relación a las Infraestructuras en Navarra y donde pelotea sobre todo lo que está haciendo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sólo hay que decir tres cosas; la primera, que el Delegado del Gobierno no se corta en decir que «el Gobierno de José María Aznar no hizo nada por Navarra, excluyendo el binomio del Embalse de Itoiz-Canal de Navarra» … le parecerá poco al Delegado, la inversión directa del Estado en Navarra de más de 350 millones de euros, en obras tan trascendentales; hasta ahora, con el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, en Navarra ni binomio ni polinomio ni nada; en segundo lugar, el Delegado del Gobierno socialista se vuelve a mofar de un pacto escrito entre Navarra y el Estado, firmado en diciembre de 2002, que establecía el compromiso mutuo para construir infraestructuras estratégicas para Navarra; desde la firma de ese pacto, diecisiete meses corresponden al último Gobierno del PP y dos años al Gobierno de Rodríguez Zapatero; en cumplimiento de ese pacto escrito, en estos dos últimos años Navarra ha construido 100 kilómetros de Autovías por cero kilómetros del Estado; y por último, lo más desesperante de la posición del Delegado del Gobierno socialista en Navarra es que, lejos de ayudar, se dedica a sembrar cizaña entre el Gobierno de España y el Gobierno de Navarra en materia de Infraestructuras cuando, me consta, existe una situación consciente de buscar un respeto mutuo en esta trascendental materia, con el ánimo de que Navarra y el Estado vuelvan a pactar y renovar sus compromisos para realizar las autovías pendientes, el Tren de Alta Velocidad, y otras infraestructuras claves para el desarrollo de Navarra.

La suma de estos dos artículos en tan solo una semana, el de los nacionalistas y el del representante del Gobierno socialista nos lleva a la reflexión de que si ambos gobernasen juntos en Navarra, libéranos Dómine, esto sería Alicia en el país, o nación, de las Maravillas.