Descargas

La mortalidad en las carreteras navarras se redujo un 44,4% en mayo, con respecto al año pasado

La mortalidad en las carreteras navarras ha descendido un 44,44% durante este mes de mayo (5 fallecidos), en comparación con el mismo periodo de 2005 (9 muertos). Según los datos recabados por la Dirección General de Interior, la disminución de la mortalidad registrada en lo que va de año es muy importante, de un -28,5%. Desde el 1 de enero al 31 de mayo de 2006 han perdido la vida un total de 25 personas en accidentes de tráfico registrados en Navarra (7 muertos en enero, 3 en febrero, 4 en marzo, 6 en abril y 5 en mayo), mientras que el pasado año fueron 35 los fallecidos (7 en enero, 7 en febrero, 6 en marzo, 6 en abril y 9 en mayo).

De los 25 fallecidos en lo que va de 2006, 15 conducían o viajaban en turismos, 7 eran peatones, 2 conducían motos y 1 cuadriciclo. Doce fallecidos tenían 45 años o más, mientras que 10 tenían entre 18 y 35 años, 2 eran menores de edad y 1 tenía entre 35 y 45 años.

La Dirección General de Interior subraya la incidencia que ha tenido en este descenso de fallecimientos, entre otras medidas como la mejora de carreteras, la vigilancia preventiva que coordinadamente han llevado a cabo la Policía Foral y la Guardia Civil en la carretera Pamplona-Behobia (N-121-A), donde de 6 fallecimientos en enero-mayo de 2005 (19 de enero en Etxalar; 9 de marzo en Anué; 26 de marzo, dos fallecidos en Zozaia-Baztan; 17 de mayo en Ultzama; y 25 de mayo en Lesaka), se ha pasado a lamentar una sola muerte durante 2006 (ocurrida el 1 de febrero en Arraitz).

También ha sido muy notable el descenso de fallecimientos registrado en la Ribera (principalmente las carreteras N-113, N-232 o A-68 y N-121-C, además de las autopistas), donde la Policía Foral vigila de manera intensiva desde principios de año las carreteras más conflictivas, tarea que desde el pasado 1 de mayo se hace bajo la fórmula de campaña pública de controles a conductores (velocidad, etilometría, uso de móviles y cinturón de seguridad). Si en enero-mayo de 2005 las citadas carreteras de la Ribera sumaron 7 fallecidos (3 en la N-232, 2 en la N-121-C, 1 en la AP-68 y 1 en la N-113), en lo que va de año las citadas carreteras han registrado menos de la mitad de fallecidos, en concreto 3: un fallecido el 23 de febrero en la Autopista Vasco-Aragonesa, a la altura de Tudela; y los dos fallecidos en Arguedas del pasado 28 de mayo.
Según indica la Estrategia Navarra de Seguridad Vial 2005-2012 aprobada el pasado año por el Gobierno de Navarra y en la que se engloban las citadas medidas de prevención que está tomando la Dirección General de Interior, el objetivo para 2010, al hilo de lo indicado por la Unión Europa, debe ser rebajar la cifra de muertos en la carretera a la mitad de las cotas alcanzadas en 2000. En el caso de Navarra, en ese año se produjeron 118 fallecimientos, mientras que en 2001 los muertos fueron 108 y desde esa fecha no se ha vuelto a superar la barrera del centenar (89 en 2002, 79 en 2003, 84 en 2004 y 87 en 2005).