Descargas

El Plan del Sr. Ibarretxe

El debate sobre la Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi que el 30 de diciembre pasado aprobara el Pleno del Parlamento Vasco seguirá de máxima actualidad en este año 2005 . Quisiera apuntar unas breves ideas y sugerencias al debate que espero poder desarrollar más adelante:

1.- Hasta hoy, el Plan del Sr. Ibarretxe se ha tramitado, debatido y aprobado sin ausencia de violencia y con el apoyo expreso del brazo político del terror.

2.-. El Plan pervierte todo debate al hacer depender la paz y la convivencia (es decir el que exista ETA o no) del posicionamiento de cada cual ante su contenido. Este chantaje permanente hace especialmente inmoral el debate que se propone.

3.- Dado el interés de los nacionalismos vascos (democrático y terrorista) en la deconstrucción de la idea de España y su sustitución por una nueva identidad excluyente euskalherria”, su presentación era más que previsible. Es más, a la vista de la menguante capacidad de acción del nacionalismo vasco terrorista, su presentación se tornaba necesaria. Por ello el desafio que la Propuesta plantea a la existencia misma de España tiene hoy menos apoyos que los que hubiera tenido en un futuro no mediato.

4.- Lo que propone y recoge el Plan no tiene encaje constitucional posible. Nadie, mínimamente solvente, defiende lo contrario. En todo caso, se puede preguntar ¿quién sucede, como ente jurídico constitucional, a las Diputaciones Forales de las tres provincias vascas en la titularidad de los derechos históricos?. ¿La Comunidad Autónoma Vasca, la autopropuesta ahora “Comunidad de Euskadi”, o cada Diputación Foral? Por cierto… ¿Álava ostenta la titularidad de derechos históricos?

5.- El Plan da protagonismo nuevamente al debate público sobre las identidades nacionales, por lo que este año se hablará de identidades complejas o compuestas, de mestizaje, de los beneficios de la unión. Se hablará del ser de España, se discutirá de si merece la pena que siga existiendo como la hemos conocido, y de por qué y para qué. El Plan también plantea la cuestión de la separación de una parte del todo, por lo que se volverá a hablar de titularidad de derechos, de voluntad política, de libertad en la toma de decisiones, o del coste y los riesgos de la ruptura nacional.

6.- En todo caso mientras la discusión sobre la propuesta del Sr. Ibarretxe no plantee costes sociales o económicos graves la propuesta seguirá adelante.

7.- Por lo que afecta a Navarra, de la lectura del Plan se confirma algo importante: uno: que Navarra no pertenece a Euskadi (aunque ahora la nación a la que supuestamente pertenecería Navarra haya sido reemplazada por otra sin estado, sin bandera, sin himno, ni territorio) y dos: que seguiremos padeciendo el mismo afán (des)integrador del nacionalismo vasco, violento o no, utilizando como ariete la cultura vasca. O sea más de lo mismo.

Carlos Salvador
Diputado por Navarra.