Descargas

El Congreso aprueba la propuesta de UPN para que no se negocie con ETA

El diputado de UPN Jaime Ignacio del Burgo ha declarado esta tarde, tras la aprobación por el Pleno del Congreso de la Proposición no de Ley que reafirma la vigencia del punto quinto del Pacto de Pamplona, que “cierra el paso a la posibilidad de poner en marcha la Propuesta de Anoeta, respaldada por la banda terrorista, porque rechaza la negociación política no sólo con ETA, sino con Batasuna, el Partido Comunista de las Tierras Vascas o cualquier otro partido que represente a ETA”.

Del Burgo ha recordado que la propuesta de Anoeta, “respaldada por ETA en sus últimos comunicados”, prevé la constitución de dos mesas de diálogo: “una de partidos políticos sin límites ni exclusiones para lo que llaman la solución política del conflicto, y otra de ETA con el Gobierno español, para tratar de la cuestión de los presos, las víctimas y el desarme. El punto quinto del pacto de Pamplona rechaza esa posibilidad y, por tanto, la propuesta de Anoeta no tiene virtualidad”.

El texto definitivo ha incorporado una enmienda de sustitución del Grupo Socialista, que reafirma no sólo el punto quinto, que es recordado y destacado explícitamente, sino todo el Pacto de Pamplona, como estaba en el espíritu de la propuesta del Grupo Popular.

El diputado regionalista ha señalado que “si se cumple estrictamente la resolución aprobada hoy, se habrá dado un paso muy importante para el restablecimiento del consenso en materia antiterrorista pues constituye un desmentido a la banda terrorista sobre la defunción del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo”.

Como se recordará, el punto quinto del Pacto de Pamplona establece que “nos reafirmamos en el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverlas los representantes democráticos de la voluntad popular. Ningún grupo terrorista, ni ningún partido político que apoye la práctica de la violencia o se sostenga en ella para conseguir sus fines, están legitimados para erigirse en representantes del pueblo de Navarra. En consecuencia, rechazamos toda posibilidad de que ETA, o cualquier organización respaldada por la misma, sea reconocida en negociaciones políticas que pretendan condicionar el desarrollo libre del sistema democrático en general y el propio de Navarra en particular. Sólo la voluntad de nuestro pueblo puede orientar el presente y el futuro de Navarra. Por eso manifestamos nuestra seguridad de que ETA y sus defensores nada han de obtener de la violencia y la intimidación, y de que Navarra continuará progresando asentada en sus instituciones democráticas y regida por la voluntad de sus ciudadanos”.