Descargas

Desde 1998, por cada varón que se ha incorporado al mercado laboral, han accedido 2,5 mujeres

El Departamento de Industria, Tecnología, Comercio e Industria del Gobierno de Navarra ha destacado, con motivo de la celebración del Día de la Mujer, que la incorporación de ésta al mercado de trabajo de la Comunidad Foral se está produciendo de manera “progresiva y constante” en los últimos años, como demuestra el dato de que desde 1998 el número de mujeres que disponen de un puesto de trabajo ha aumentado en alrededor de 25.000.

La creación de empleo femenino desde 1998 ha sido muy superior al masculino, ya que por cada hombre que accedía a un puesto de trabajo, lo hacían 2,5 mujeres. Este periodo coincide con el desarrollo en la Comunidad Foral del I Plan de Empleo (1999-2001) y el II Plan de Empleo (2002-2004); Acuerdos ambos suscritos por el Gobierno de Navarra, la patronal y los sindicatos. En Navarra, de 100 mujeres con edades comprendidas entre los 16 y 64 años, casi 56 cuentan con un puesto de trabajo, frente a las 46 del conjunto de España. La tasa de empleo femenina de Navarra es también superior al índice de la Eurozona, que en 2003 (último dato disponible) se situaba en el 53,6 %.

Pese a los buenos datos, el Gobierno de Navarra destaca que en estos momentos persisten factores socioculturales y familiares que condicionan las opciones formativas, de ocupación y de vida, que dificultan no sólo el acceso al empleo de la mujer, sino la permanencia en el mismo y, por consiguiente, su desarrollo profesional. Así se recoge en el III Plan de Empleo (2005-2007) suscrito por el Gobierno Foral, la Confederación de Empresarios de Navarra y los sindicatos UGT y CCOO.

El III Plan de Empleo

El III Plan de Empleo de Navarra reconoce los avances logrados en las tasas de empleo y la incorporación de la mujer al mercado laboral. Sin embargo, destaca que esta incorporación no ha ido acompañada del necesario reparto proporcional de las tareas domésticas y de las responsabilidades familiares. Por tanto, y para lograr una igualdad plena entre hombres y mujeres, el Plan de Empleo se propone una serie de actuaciones:

-Análisis por parte del Observatorio de Empleo de la situación y la realidad laboral de las mujeres navarras, con aplicación de medidas que tiendan a aflorar la economía sumergida y a analizar la dimensión de la segregación laboral, tanto horizontal como vertical.

-Aplicación de políticas educativas que favorezcan el acceso de las mujeres a profesiones y sectores en las que estén subrepresentadas. Desde la Comisión de Empleo y Mujer se desarrollarán campañas de información dirigidas a las familias, se propondrán políticas educativas y se llevarán a cabo campañas de sensibilización dirigidas a favorecer el acceso de las mujeres a profesiones y sectores con mayor presencia masculina.

-Desarrollo de una formación ocupacional y continua «a medida», en función de las necesidades detectadas. Aplicación de itinerarios completos de inserción que comprendan orientación, formación, prácticas y, finalmente, inserción. Se impulsarán talleres de empleo que permitan a las mujeres adquirir capacitación en aquellos sectores en los que se encuentren subrepresentadas y en los que constituyan nuevos yacimientos de empleo.

-Impulso de sistemas objetivos de valoración de puestos de trabajo como instrumento para prevenir y detectar posibles diferencias retributivas no fundadas, es decir, sistemas de valoración que, desde la perspectiva de género, sean neutros.

-Fomento de la conciliación de la vida laboral y familiar y/o personal, a través del desarrollo de servicios sociales de atención a personas dependientes (niños y niñas, personas mayores, personas con discapacidad), que se ajusten a las necesidades planteadas por las personas trabajadoras, fomentando el reparto de las responsabilidades familiares y profesionales y facilitando la reincorporación al trabajo después de períodos de ausencia del mercado laboral.

-Se estudiarán medidas complementarias que incentiven la contratación indefinida de mujeres menores de 30 años.

-Se iniciarán programas de formación de formadores en materia de Igualdad de Oportunidades, para que trasladen sus conocimientos a la Formación Ocupacional y a la Continua. Además, cuando la duración del curso lo permita, se insertarán módulos básicos relativos a esta materia.