Descargas

Carta a CHIVITE

A lo largo de esta semana pasada y con motivo de la votación, en el Congreso de los Diputados, de las Propuestas de Resolución tras el Debate del Estado de la Nación, el Sr. Chivite ha hecho una serie de reflexiones que quisiera comentar.

1º Agradecerle, de antemano su “sincero” interés por recordarnos a los Diputados de UPN, que nuestra decisión a la propuesta que abre la puerta al diálogo con ETA debía estar guiada por la libertad y la responsabilidad al compromiso que hicimos en la defensa de esta tierra y sus ciudadanos. Lo mismo le pido y reconozco.

2º Recordarle que, como todo el mundo sabe, ETA está en su peor momento gracias fundamentalmente a la política del gobierno del Sr. Aznar, cuya política fue apoyada expresamente por el PSOE. Por ello insinuar que Aznar fue una carga y no una aportación positiva para acabar con ETA es poco menos que una desfachatez. Poco debemos decir de estas afirmaciones sino que son unas declaraciones indignas e impropias de usted y de su partido, que estoy seguro, no son compartidas por muchos de sus correligionarios, y que, además, como todos los ciudadanos saben, son radicalmente falsas, como bien sabe el Sr. Chivite antes de hacerlas.

3º Las conversaciones mantenidas por responsables del Gobierno de Aznar durante la tregua de 1998 con representantes de ETA constataron que la banda terrorista no tenía intención de dejar la violencia, es más, planteaba cuestiones políticas (precio político) como pago del cese de su actividad. Por lo que las puertas se dieron por cerradas sin plantearse siquiera una negociación. ¿Puede decir públicamente los acuerdos que se negociaron?.

4º Insinuar como ha hecho que UPN, igual que el PP, no desean el final de ETA no merece ningún comentario. Simplemente descalifica gravemente a quien las hace. Pero no tendría inconveniente en demostrarle la infamia de sus palabras. Yo en cambio creo que el PSOE también quiere el fin del terrorismo.

5º En todo caso más le valdría abrir bien los ojos y estar bien atento, para que en los supuestos diálogos o negociaciones que puedan abrirse, o se hayan abierto ya, no se utilice a Navarra como algunos han insinuado que debería hacerse. Usted sabe que Navarra -lo ha dicho reiteradamente Batasuna- podría ser moneda de cambio que facilitaría un acercamiento al final del/su “conflicto”. ¿Está el Sr. Rodríguez Zapatero, su jefe, en condiciones de afirmar que Navarra jamás, en ningún caso, será tema que pueda ser tratado en ninguna circunstancia o escenario futuro de negociación, diálogo o como lo quiera llamar?.

6º Ha dicho también el Sr. Chivite que el PP y suponemos que también UPN: “siempre hemos estado instalados en el objetivo político electoral y no en el interés general”, y por ello entiende que no les íbamos a apoyar su resolución. En un momento preocupante de máximo desencuentro entre los partidos mayoritarios parece mentira que uno de los líderes territoriales más importantes del PSOE en vez de propiciar un acercamiento o una mayor armonía entre los partidos que firmaron el Acuerdo por las libertades caiga en el fácil e interesado debate del insulto y la falsedad.

7º Por último, decirle que votamos en defensa de unas ideas y con plena responsabilidad, convencidos de que esa resolución y la actual deriva política del gobierno socialista únicamente benefician a ETA, alientan sus pretensiones y avivan su esperanza sobre un posible final pactado. Estábamos y estamos convencidos de que no pueden obtener rédito alguno por matar o por dejar de hacerlo. Es al PSOE al que corresponde explicar a toda la sociedad: ¿Porqué no es útil y razonable ahora la política que ha sido tan eficaz contra ETA? y ¿que garantías tiene esta política antiterrorista pactada con quienes nunca apoyaron una sola medida para combatir a ETA, y que tanto hace sonreir a Otegui?.

Por todo ello y ya que nos pidió libertad y responsabilidad, le animo que se haga algunas preguntas que me hice a la hora de reflexionar sobre mi voto:

– ¿Cree sinceramente que vamos bien orientados cuando el mundo de Batasuna/ETA se siente aliviado y se le quita presión política, policial y judicial?, ¿Qué opinión le merece por ejemplo, que el ahora sonriente Sr. Otegui siga las votaciones de la Elección del Presidente del Parlamento Vasco oculto de los fotógrafos desde los despachos del PCTV?

– ¿No cree que, para luchar con ETA estamos volviendo a fórmulas que la historia de la lucha antiterrorista ha demostrado sobradamente que fueron una equivocación?. ¡A más comprensión y acercamiento del fenómeno terrorista vasco más legitimidad creen tener!. ¿O no?

– ¿Cree en serio que es un acierto, en principio, pactar una política antiterrorista con aquellos que nunca apoyaron las medidas que han permitido en estos años arrinconar a la banda terrorista? ¿Cree que ERC, aliado estratégico de ETA, socio del PSC en Cataluña y de su gobierno en Madrid quiere la derrota definitiva de la banda?. ¿Se cree usted, de verdad, que quienes ni creen, ni quieren, ni aman a España, (ni a Navarra como Comunidad Foral no dependiente de Euskadi) y detestan a los que se consideran españoles, pueden ser los garantes de una política clara de lucha contra ETA, que no olvidemos nos considera a todos sus acérrimos enemigos?

– ¿No cree que el éxito en la lucha antiterrorista radica más en que ésta demuestre ser eficaz que en la unidad de acción de los partidos?. Usted defiende ahora que la política del Gobierno Aznar -que no ha contado nunca con los votos de algunos partidos nacionalistas- no ha sido un eficaz instrumento de lucha contra ETA.¿O es que cree usted que fue más eficaz para arrinconar a ETA la política sucia que apadrinó el gobierno del PSOE que la que su propio partido ha consensuado con el gobierno del PP?

– Dicen en su partido que la lucha contra ETA sigue siendo una prioridad y yo le pregunto: ¿Qué ha hecho su gobierno en este último mes, para obtener pruebas suficientes que acrediten la evidencia, por todo el mundo reconocida, de que PCTV, es Batasuna, es ETA ?. Yo le digo Sr. Chivite que su gobierno ha traicionando el espíritu del Pacto, no han hecho su trabajo, no lo han querido hacer, han renunciado a luchar contra el nuevo brazo político de ETA. ¿Usted puede explicar a los navarros porqué? Y yo, ante esta actitud, pregunto: ¿qué respuesta podemos esperar de usted y su gobierno ante apuestas electorales de ETA en las Futuras elecciones Forales y Municipales? Algunos, dicen con muy mala intención, que ya lo tienen pactado. Yo no lo creo. Pero por si acaso pregunte.

– ¿Qué precio considera usted que debe pagar la sociedad española, y desde luego las víctimas, para que ETA deje de matar?. Y lo que es más claro: ¿es justo que paguemos un precio por ello?. ¿Usted cuál cree que podría ser ese precio político?. ¿Cree que puede persuadir a ETA y convencerla de que la violencia no es el mejor camino para obtener la independencia de Euskadi –con Navarra incluida- como ellos desean?. ¿Qué razones políticas, que no conocemos, cree usted que podrían bastarle a ETA, para voluntariamente dejar su actividad terrorista para siempre?

– Le diré que incluso como futuros negociadores han hecho lo que nadie en su sano juicio haría al enfrentarse a un proceso negociador, que es desarmarse voluntariamente antes de empezar (si es que no han empezado ya a pagar facturas) y trasladar con ello un lamentable mensaje de debilidad. ¿Usted cree que la banda se lo va a tener en cuenta para disolverse con más convencimiento?

– Si han tomado un camino y ven claro que es el correcto deben seguirlo. Espero que no fracasen. Pero que quiere que le diga, ni sus antecedentes, ni su fortaleza, ni sus compañeros de viaje, me temo que vayan a poder doblegar el ánimo criminal sin pagar un alto precio. Tal vez los terroristas hayan tocado fondo y vean en la disolución la única salida posible para recolocar a sus -de facto- derrotados gudaris. En todo caso no debe olvidar nunca las palabras de Winston Churchill, cuando recordaba que cuando se quiere la paz al precio del deshonor, se cosecha el deshonor pero no se consigue la paz.

– Detener la hemorragia no sanará al enfermo. Hemos combatido la enfermedad juntos durante años. No lo olviden por favor. Sabe, como yo, que el odio incubado y el virus del exclusivismo étnico y lingüístico son un cáncer de muy difícil tratamiento. Pueden parar la sangría, pero sin tratamiento de fondo, compartido, ingrato (muy ingrato) y constante, la herida volverá a sangrar allá donde el cuerpo social sea más débil. Ojalá me equivoque.